14/10/15
Bandera de la UE

Arranca la nueva política europea sobre promoción de alimentos

Arranca la nueva política de promoción de alimentos europeos

El 13 de octubre ha sido la fecha elegida por la Comisión de Agricultura de la Unión Europea para hacer pública la nueva política de promoción de alimentos comunitarios que será efectiva a partir del próximo 1 de diciembre[Ver nota de prensa].

El asunto no es una cuestión baladí, no sólo por el importante presupuesto que lo respalda, si no porque es el resultado de un larguísimo debate y análisis que ha derivado en una ley europea o reglamento oficial —en concreto, el Reglamento 1144/2014 de octubre de 2014 sobre acciones de promoción de productos agrícolas en el mercado interior y en terceros países—.

Esta nueva política afecta y puede beneficiar a marchamos de calidad como DOP o IGP, aunque también a marcas que quieran promocionarse dentro de su estado o en terceros países, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos en la normativa y en la forma de promoción.

Largo proceso

Aunque ha sido el comisario Phil Hogan quien se ha colgado la medalla de este proyecto [anunciado reiteradamente, durante sus dos visitas a España] la iniciativa surgió de su predecesor, el comisario Dacian Ciolos.

En julio de 2011 ya se inició un estudio en la política de promoción con la publicación de un “Libro Verde sobre sobre la promoción y la información de los productos agrícolas como medida emblemática del refuerzo de la competitividad de la agricultura de la UE”. Y en marzo de 2012 la Comisión Europea presentó una Comunicación sobre “La promoción y la información de los productos agrícolas: una estrategia de elevado valor añadido europeo para promover los sabores de Europa”.

En ambos documentos ya se asientan los principales pilares que van a marcar esta nueva política: más ayudas económicas; estrategia común de comunicación; ampliación a los productos y a las organizaciones que pueden acceder a la promoción y simplificación de la burocracia.

En noviembre de 2013 se presentó un proyecto de reforma que se envió al Parlamento Europeo y al Consejo, y en octubre de 2014 estas dos últimas instituciones dieron luz verde al mencionado Reglamento 1144/2014 que se encontró con un Phil Hogan recién incorporado a su cargo.

Razones

Quien también se encontró con esta normativa prácticamente ultimada fue el actual director de Relaciones Multilaterales y Calidad de Productos Agroalimentarios de la Comisión Europea, el español Diego Canga Fano, que llegó a dicho cargo en julio del año pasado.

Según explicó en unas jornadas organizadas en Madrid el pasado 16 de septiembre por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, FIAB y Cooperativas Agroalimentarias, la reforma de esta política se debe a varias razones:

1º-Hacer frente a la competencia de productos agrícolas de terceros países: la supresión de las restituciones a la exportación, la globalización y la ampliación de los acuerdos de comercio de la Unión Europea con otras partes del mundo hacen preciso reforzar el valor de los alimentos europeos.

2º-“Equilibrar” el aumento de los costes de producción: las normas comunitarias de producción de alimentos son cada vez más estrictas, no sólo en seguridad alimentaria, si no también en preservación del medio ambiente. A ello hay que sumar el aumento de los inputs agrarios y el estancamiento de los precios de los alimentos.

3º-Desconocimiento de DOP o IGP: pese al considerable  incremento en los últimos años del número de estos marchamos de calidad alimentaria, sólo el 14% de los ciudadanos europeos los reconoce y saben qué significan.

Novedades

Las novedades que presenta la nueva política de promoción de alimentos europeos son suficientes como para que, quienes estén interesados en ella, analicen sucintamente tanto el reglamento como la ponencia expuesta por Diego Canga, puesto que se llega a concretar cómo deben integrar los logotipos de las marcas en la campaña global de promoción.

Lo que sí llama la atención es que, en un período de amplios recortes presupuestarios, el de la promoción alimentaria se incremente considerablemente, pasando de 61 millones de euros en 2013, a 111 en 2016 y 200 en 2019.

Asimismo, también hay que señalar que, cuando la unión de los estados europeos plantea dudas, el sector agroalimentario no es sólo el único que mantiene (más o menos) una Política Agraria Común, si no que sigue siendo el que más demuestra la necesidad de una Europa unida frente a terceros países.

Así que, ya sabes “Disfrútalo, es un producto europeo”. O lo que es lo mismo: “Enjoy, it’s from Europe”.

Nota: en este enlace puedes encontrar todo el desarrollo de la actual normativa sobre la promoción de alimentos europeos.

22/06/15
Dieta mediterránea

La dieta mediterránea llena muchas bocas y pocos estómagos

La dieta mediterránea llena muchas bocas pero pocos estómagos. Esto es lo que se puede deducir del informe realizado por la FAO y el Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos (CIHEAM) en el que se “examina los efectos negativos de los cambios en las pautas alimentarias en el Mediterráneo y se pide un programa de acción en apoyo de dietas más sostenibles”.

¡Y eso que la dieta mediterránea es una de las más reconocidas y alabadas del mundo!

La dieta mediterránea llena muchas bocas pero pocos estómagos

Dicho estudio (presentado en Expo Milano 2015) evidencia lo que ya se podía intuir simplemente observando los usos y costumbres de la sociedad actual: “la globalización, la comercialización de alimentos y los cambios en los estilos de vida están alterando los patrones de consumo en el Mediterráneo, dejando atrás frutas y legumbres y orientándose más hacia la carne y productos lácteos”. —A ello, habría que añadir el incremento en las sociedades avanzadas del norte del Mediterráneo del consumo de platos precocinados o comida rápida y el sedentarismo—.

En contraste, frente a la obesidad y el incremento de enfermedades cardiovasculares en algunos estados del Mediterréno, la FAO señala que en muchos países del sur del Mare Nostrum todavía se sigue luchando contra la subalimentación y el retraso del crecimiento en niños menores de cinco años.

Esta es la cara y la cruz de la afamada dieta mediterránea, a la que dicho estudio añade otro punto más vinculado con la agricultura: el cambio de los cultivos tradicionales en la Cuenca del Mediterráneo por otros de otras zonas del mundo. “Las estimaciones sugieren que hoy tan sólo se sigue produciendo en la región un 10 por ciento de las variedades de cultivos tradicionales, habiendo sido sustituidas muchas de ellas por un número limitado de cultivos no nativos mejorados”, señalan en esta nota de prensa  de la FAO. 

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

En 2010, la Unesco reconoció la dieta mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. No sólo por sus beneficios para la salud o por su amplia gastronomía, sino porque alrededor de la dieta mediterránea hay un cultura de comer juntos, compartir alimentos, comunicarse, transmitir tradiciones, agrupar a gentes de diferentes edades y condiciones sociales…

El logro de este reconocimiento de debió al empeño del entonces Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino dirigido por Elena Espinosa. Durante su etapa al frente del caserón de Atocha, su cartera apoyó considerablemente a la Fundación Dieta Mediterránea creada, más o menos, en 2005 y con sede en Barcelona.

Actualmente, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, sigue siendo patrono de dicho organismo, por lo que el pasado mes de mayo participó en la presentación del Observatorio Mundial de la Dieta Mediterránea.

Sin duda, a tenor del reciente informe de la FAO, tanto la Fundación como el Observatorio de la Dieta Mediterránea tienen por delante un considerable reto de recuperar adeptos no sólo de una forma de alimentarse, sino de un sistema de vida que, según los entendidos, es uno de los más saludables del mundo.

24/07/14
Pon legumbres

Pon legumbres… en tu mesa y en tu campo

Pon legumbres. Así se llama la campaña de promoción europea que iniciado la organización profesional agraria COAG con financiación de la Unión Europea y del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Magrama.

Se trata de un proyecto enmarcado dentro del Programa de promoción de las producciones agrícolas de la Unión Europea en el mercado interno y que se llevará a cabo en España, Portugal y Francia. El objetivo general es promocionar las legumbres españolas con marchamo de calidad diferenciada, (IGP ó DOP) en nuestro país y en los estados vecinos “por su cercanía y porque también están más acostumbrados a las legumbres”, nos comentan.

Pon legumbres

La primera actuación, denominada “Quincena gastronómica de verano” está a punto de finalizar y en ella han participado 80 restaurantes de ocho provincias españolas con el objetivo de “implicar a los profesionales de la restauración en el proceso de formación del consumidor creando una corriente a favor del consumo de legumbres con Indicación Geográfica Protegida (IGP)”.

Sin embargo, pese a que la primera actuación se ha dirigido al gran público, la campaña también cuenta con una parte destinada a los agricultores, al sector productor. En este sentido, según informan desde COAG, se van a desarrollar acciones específicas con el fin de informar sobre el valor de producir legumbres, potenciando los beneficios medioambientales de cultivarlas e insistiendo en el valor añadido que ofrece la pertenencia a un consejo regulador de una IGP o una DOP.

La Faba asturiana; la Mongeta del Ganset Vallés-Maresme; la Judía de El Barco de Ávila; la Judía de la Bañeza León; la Faba de Lourenzá; La Lenteja de La Armuña; la Lenteja Pardina de Tierra de Campos y el Garbanzo de Fuentesaúco son las ocho legumbres españolas que poseen marchamo de calidad diferenciada y que COAG va promocionar durante 2014 y 2015. Entre  todas ellas, suman casi 1.000 productores y unas 5.700 hectáreas de cultivo situadas, principalmente, en tierras de Castilla y León.

30/05/14
El trigo duro de cada día

Alimentos “low cost” frente alimentos “premium”

Alimentos low cost  frente alimentos premium. Esa es una tendencia de la alimentación actual que Lacriba.net ha podido contrastar con varios empresarios del sector, además de con algunos datos. De esta manera, el mercado de los productos alimentarios se suma a una polarización que en otros sectores ya hemos asumido, como en las aerolíneas, los electrodomésticos, la moda, etc.

Hace unos meses este blog analizó un ejemplo de dicha situación en el artículo “Algunos porqués sobre los datos del Panel de consumo alimentario”, donde esta diferencia se veía muy claramente en el mercado del aceite. Según el Panel de Consumo Alimentario de 2013, el de oliva virgen subió en 2013 más de diez puntos, los refinados cayeron, y en su lugar el aceite de girasol aumentó en casi nueve puntos. De esta manera, entre los aceites vírgenes y los de girasol se ha abierto una brecha en la que los aceites de la gama media, los refinados de oliva, han sido los grandes perdedores.

Alimentos low cost versus alimentos premium

Junto a esto, otra tendencia a tener en cuenta es el continuo incremento de los productos de marca de distribuidor (o marca blanca), que según el último estudio Nielsen 360º en 2013 incrementaron un 0,9% respecto a 2012, acaparando el 38% de las ventas, siendo los alimentos envasados una de las gamas con más crecimiento.

En el lado opuesto se sitúan los alimentos premium, delicatessen, gourmet o como se quieran denominar, aquellos que aportan al consumidor un valor añadido, sea en calidad organoléptica del producto, proceso de fabricación, presentación, formato, etc.

“¿Existe la tendencia a producir alimentos low cost y alimentos premium?”. Esta fue la pregunta que lancé en una mesa redonda sobre innovación alimentaria que moderé dentro de la VIII Muestra Gastronómica de la pasta y el dulce celebrada en Daroca (Zaragoza). La respuesta fue afirmativa por parte de varios empresarios de distinta índole: desde Inés Arteaga, directora de Organic Gourmet; hasta el director general de Pastas Romero, Francisco Javier Romero, y el director de Dr. Schär en la Península Ibérica, Pablo Bazco. “Se da el caso de que en una cadena de supermercados sacamos nuestros productos para celíacos del lineal de alimentos especiales, los colocamos junto a otros tipos de pan y eso ha llevado a que nuestras ventas se hayan multiplicado por cuatro en dicha cadena”, expuso Bazco como ejemplo de que el consumidor está dispuesto a pagar más por un producto con un mayor valor añadido.

La polarización de los mercados se está convirtiendo en una tendencia que cada vez va a más, y hay incluso estudios que así lo confirman, recomendando a los empresarios “no quedarse en medio”. (Por ejemplo, un artículo del consultor de empresas Javier Sastre).

Actualmente, en la Unión Europea, la cesta de la compra es más barata que hace décadas —gracias, entre otras cuestiones, a la Política Agraria Comunitaria, PAC—. Asimismo, nunca ha habido tanta seguridad alimentaria como hoy día, donde absolutamente todos los alimentos que se encuentran a la venta cumplen con unos requisitos y controles mínimos que garantizan su consumo.

Ante tanta diversidad y tipos de oferta, unos mercados tan segmentados con unos perfiles de clientes tan diferentes,  las marcas de alimentos deberán, cada vez más, decidir a quiénes se dirigen para saber si son low cost, premium o se quedan en lo que parece que se va a convertir “el limbo del medio”.

Harina de otro costa será lo que ocurra con aquellos alimentos sin marca, como son la mayoría de los que se consumen en fresco.

24/05/14
El trigo duro de cada día

El trigo duro de cada día

Pan, sémolas, fideos, macarrones, espaguetis, cuscús… Pocos ciudadanos saben que una parte de su alimentación diaria se basa en un tipo de cereal: el trigo duro. Una producción más importante en la dieta de los españoles que en la economía agraria del país, puesto que, como ocurre con otros herbáceos, España también es deficitario en esta materia prima y, en la mayoría de las campañas, la industria tiene que importarla para cubrir las necesidades de consumo.

Según se expuso en una de las mesas redondas de la VIII Muestra Gastronómica Pasta y Dulce de Daroca (Zaragoza), Francia e Italia son los grandes productores europeos de trigo duro, a los que, de lejos,  siguen España y Grecia. Europa, además de la primera productora mundial es también la primera consumidora, seguida de los países del Magreb, por eso, el director de compras de Harineras Villamayor, José López Duplá aseguro que “América del Norte, considerando como tal Canadá, Estados Unidos y México, es el granero de trigo duro de la Unión Europea”.

Campo de cereal. El trigo duro de cada día

Por otra parte, dentro de nuestro país, las estadísticas del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente muestran que Andalucía es la primera comunidad en cuanto a superficie, con alrededor del 70 por ciento de la producción, y Aragón la segunda, con el 30% y tres de las cinco industrias semoleras que hay en el Estado. Este cereal suele sembrarse en secanos, zonas áridas que dependen del clima y de la pluviometría y quienes conocen el cultivo, lo califican de “exquisito” porque todos los años tiene percances.

Tanto para el presidente de Arento, Pedro Naudín (productor de trigo duro y también semolero), como para el directivo de Harineras Villamayor, la calidad del trigo duro es un requisito esencial que todavía no se ha llegado a conseguir en la comunidad aragonesa. Por ello, abogan por incentivar la investigación, el I+D en nuevas variedades de semillas que mejoren, no sólo los rendimientos —como insistió el decano del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, Joaquín Olon—, si no también las propiedades de los granos.

Asimismo, ambos también pusieron sobre la mesa que los dos países que más trigo duro producen de la Unión Europea, Francia e Italia, cuentan con un pago compensatorio de la Política Agraria Común que en España todavía no se ha establecido —aunque se podría revisar en 2015— lo que les hace competir en el mercado comunitario en desigualdad de condiciones.

Por su parte, el agricultor y representante de la organización agraria UAGA, Javier Langa, abogó por trabajar en conseguir trigo duro ecológico, con el fin de que este cereal de secano obtenga un mayor valor añadido.

31/10/13
Copa de vino

La Mancha y La Rioja: dos modelos de vitivinicultura y de lobby en la UE

La Mancha y La Rioja son las dos principales zonas vitivinícolas de España, sin embargo, el modelo de vitivinicultura es totalmente diferente: por un lado está el viñedo más grande del mundo, ubicado en la meseta peninsular; por otro, la denominación de origen más internacional y reconocida de la “piel de toro”. Estas divergencias llevan a que ambas zonas productivas discrepen en multitud de ocasiones sobre la aplicación y el desarrollo de las políticas del subsector vitivinícola —la OCM del Vino y algunos de sus aspectos más polémicos como la liberalización de los derechos de plantación, etc—  puesto que muchas veces, lo que beneficia a una, perjudica a la otra, y viceversa.

La Mancha y La Rioja: dos modelos de vitivinicultura y de lobby en la UE

En este sentido, resulta curioso que ambas zonas hayan coincidido en erigirse como centro mundial o internacional del vino. La Rioja ya ha hace años que viene celebrando el Foro Mundial del Vino, cuya séptima edición se llevó a cabo en 2010 (si no se ha repetido desde entonces posiblemente es por los recortes presupuestarios). Por su parte, Castilla La Mancha se estrenó en estos eventos la semana pasada con la I Cumbre Internacional del Vino.

La Mancha y La Rioja: dos modelos de vitivinicultura y de lobby en la UE

Pero más curioso todavía resultan determinadas estrategias de comunicación, promoción e, incluso de lobby que utilizan ambas administraciones autonómicas para “venderse” en Europa.

Así, si durante la I Cumbre Internacional del Vino la Comisión Europea —en concreto, el portavoz del comisario de Agricultura, Roger Waite— reclutó a un grupo de periodistas de varios países comunitarios para mostrarles los viñedos y los vinos manchegos, esta semana el Gobierno de La Rioja ha invitado a una representación de la otra institución Europea, la Comisión de Agricultura del Parlamento, con el objetivo de sensibilizarles sobre el modelo de vino de calidad. (La organización de este viaje ha estado muy vinculada con la riojana y veterana eurodiputada popular en la Comisión de Agricultura, Esther Herranz).

Sin duda, se trata de “curiosas coincidencias” a las que, por supuesto, se apunta el ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, no sólo porque el vino es uno de los sectores agroalimentarios más importantes de nuestro país, si no porque ambas comunidades están gobernadas por pesos pesados de su partido, el PP.

23/07/13

España y EEUU: misma superficie de ecológicos y 22.000 millones de euros de diferencia

España es el principal productor de productos ecológicos en la Unión Europea con 1,8 millones de hectáreas certificadas y unos 32.000 operadores, según la “Caracterización del sector de la producción ecológica en España” publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama). Unas cifras que no andan muy lejos de las de Estados Unidos, donde la superficie ecológica también es de 1,8 millones de hectáreas (4,6 millones de acres), unas 17.700 explotaciones y 16.000 operadores, según la Organic Trade Association.

Aunque se dice que “las comparaciones son odiosas”, algunas veces hay que hacerlas, o al menos intentarlas. En este sentido, pese a que se pueda considerar positivo tener la misma extensión de cultivos ecológicos que la mayor potencia económica del mundo, hay que tener en cuenta que el número de operadores norteamericanos es la mitad que el de españoles, lo que conlleva a pensar que las explotaciones del otro lado del Atlántico tienen una mayor dimensión que las patrias.

Logo de agricultura ecológica en EEUUEn ambos países, la producción de frutas y hortalizas es una de las más potentes, mientras que en Estados Unidos la leche es el segundo alimento ecológico más comercializado.

Por otra parte, la distribución y el consumo de productos ecológicos también es diferente en uno y otro lado del Atlántico:  según el Departamento de Agricultura de EEUU, el (USDA) tres de cuatro supermercados convencionales comercializan alimentos orgánicos, por lo que el 78 por ciento de las familias norteamericanas compran alimentos orgánicos tal y como apunta la Organic Trade Association.

Sin embargo, España exporta el 75 por ciento de los productos ecológicos que produce, siendo el décimo país del mundo en cuanto a consumo.

Pero los datos que más chirrían son los referentes al valor económico que genera la producción ecológica: mientras en España el informe señalado apunta a que el valor de la producción ecológica nacional en origen es de 813 millones euros, lo que tras pasar por la manufacturación puede suponer unos 1.054 millones de euros antes de llega a la distribución, en EEUU la industria de alimentos orgánicos genera 31.000 millones de dólares, es decir, unos 23.000 millones de euros. ¿Dónde puede estar este gran diferencial?

Quizás en que Estados Unidos es el principal consumidor de productos ecológicos del mundo (para lo cual recurre a la importación) y que esa cifra de millones de dólares corresponde al movimiento económico global que genera el mercado de orgánicos, y no únicamente al de los productores norteamericanos.