14/07/17

La España rural: sin agricultura nada, pero no es suficiente

Sin agricultura, nada. Pero es evidente que no es suficiente.

Eso es lo que se desprende de los gráficos que ilustran el artículo “La España profunda” publicado en el último anuario de UPA, presentado el 12 de julio en Madrid. Según los datos que en él aporta el catedrático de Geografía en la Universidad de Valladolid, Fernando Molinero, la agricultura tiene más peso en la España rural profunda, en la más pobre, y va perdiendo importancia en las zonas rurales más dinámicas.

La España Rural: sin agricultura nada, pero no es suficiente

“A la hora de hacer este análisis, ¿ha sumado el peso de la agroindustria y de la agricultura?”, preguntamos al catedrático. “No, la agroindustria está dentro de la industria y es más fuerte en las zonas rurales dinámicas. La agricultura es la producción de materias primas”, explica Molinero, quien añade que a la hora de hacer este análisis se ha centrado en la visión clásica de la agricultura, sin entrar en el agribussines.

No obstante, si se toma el empleo como uno de los factores que fijan la población en el medio rural, el que más lo consigue es el de “otros servicios”, ya que, al igual que ocurre en el medio urbano, es el más importante. 

En este sentido, como dijo la presidenta de Fademur, Teresa López, “el problema de la despoblación no se puede paliar solamente con la PAC. O nos lo tomamos en serio y se acometen más políticas o no haremos nada”. Idea que bien podría resumirse como el “Plan Marshall” para el medio rural que pidió el catedrático Molinero.

Curiosamente, tres compatriotas aragoneses salieron a colación en la mesa redonda del evento: el actor Paco Martínez Soria como actor que encarnó al pueblerino paleto que se asombraba de las maravillas de la ciudad; el escritor Sergio del Molino, quien con su libro “La España vacía” ha puesto el foco en un grave problema que existe desde hace décadas y al que apenas se le está haciendo caso; y el responsable de UPA Aragón, Enrique Arceiz, que fue uno de los que retrató de forma más real y honesta cómo es la vida en todos esos pueblos que se despueblan.

Otro protagonista del evento fue el recién estrenado consejero de Agricultura y Pesca de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro quien ofreció a los asistentes un discurso lleno de cifras y propuestas andaluzas, más propio de escucharlo en el Parlamento andaluz que de un foro de este tipo.

También se aplaudieron a los premiados por la Fundación de Estudios Rurales de UPA: la escritora Inma Chacón; la cooperativa COVAP, (galardón que recogió su presidente, Ricardo Delgado); los ya desaparecidos miembros de UPA, Raúl Bacelar y Rosa María Nicieza; el ganadero trashumante Miguel Cabello o la cunicultora María Jesús Martín Sanz.

El que fuera secretario general de UPA Jaén, Jacinto López, fue otro de los homenajeados, reconociéndole así el papelón que ha desempeñado en la reconstrucción de UPA Jaén tras todo el follón de su predecesor, Agustín Rodríguez. Y es que, aunque apenas se mentó la bicha, durante los últimos años UPA ha protagonizado en Andalucía y en Extremadura, varios capítulos bien complicados.

Gracias a la entrega de premios del Concurso de Fotografía del Mundo Rural, en los que colabora el grupo de comunicación Eumedia (Vida Rural, Mundo Ganadero, Origen), supimos que esta editorial cuenta con una nueva consejera, Marta Raspall

No obstante la estrella de la jornada fue el ex-peluquero, aventurero y comunicador leonés Jesús Calleja, quien tras recibir el premio Esteban López de comunicación exhortó “soy de pueblo, vivo en mi pueblo y de mi pueblo no me saca nadie, porque en los pueblos vivimos más intensamente y somos más felices”. Calleja supo ganarse al público y sacar sonrisas y carcajadas, humor que continuó cuando el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, confesó que el traje chaqueta que llevaba puesto se lo compró hace 13 años, cuando accedió al cargo y “al pueblo ni lo llevo”.

Tras exponer todas sus reivindicaciones, Ramos pasó el relevo al actual secretario general de UGT, Pepe Álvarez, y éste a la ministra Isabel García Tejerina, quien, una vez más releyó los mismos datos de siempre con un tono que consiguió adormecer al personal… Una pena, porque a pesar de que su paisano Calleja y Lorenzo Ramos consiguieron sonsacarle risas y una actitud más jovial, finalmente retomó su rol oficial y aburrido.

A ver si el verano relaja a la ministra y le ayuda a pensar sobre cómo comunicar y empatizar con sus audiencias en las distancias largas… porque en las cortas, nos consta que ya lo domina.

5/10/15
Los PDR de “corta y pega” para el período 2014-2020

El turismo rural español: pocas espigas y menos estrellas

Una adecuada certificación y clasificación de los establecimientos rurales ha sido uno de los retos históricos del turismo rural en nuestro país. Hace casi dos décadas, las comunidades autónomas comenzaron a hacer de su capa un sayo y comenzaron a certificar utilizando diferentes símbolos: hojas, encinas, espigas… El objetivo fue diferenciar la calidad de los establecimientos y certificar unos requisitos mínimos para evitar la competencia desleal en el sector.

El turismo rural español: pocas espigas y menos estrellas

Según cuenta el presidente de la Asociación Española de Turismo Rural, Asetur, Jesús Marco, tras solicitar a la administración española una normativa nacional que homologara todas estos símbolos y categorías y no obtener respuesta, la propia asociación puso en marcha en 2007 un sistema propio de clasificación. Francia fue el país que sirvió de inspiración —según Marco, tiene una amplia experiencia en el asunto— e incluso se imitó la espiga como el elemento que sirve para establecer las diferentes categorías.

Siete años después, en abril de 2014, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo acordó con las comunidades autónomas “el impulso de una clasificación común y homogénea para alojamientos rurales con el fin de realizar una promoción internacional más eficaz y eficiente”. Tras intensos debates, se acordó que el símbolo diferenciador serían unas estrellas verdes, para vincularlo con las clasificación tradicional de los establecimientos hoteleros y “no crear confusiones” a nivel internacional.

El turismo rural español: pocas espigas y menos estrellas

La polémica estuvo servida y una parte del sector inició un debate entre estrellas y espigas que todavía hoy colea.

¿Pero cuántos establecimientos rurales están certificados por uno u otro sistema de clasificación nacional?

De los 12.000 que hay en España, alrededor de 5.000 pertenecen a la Asociación Española de Turismo Rural, una cifra llamativa, ya que, según el Observatorio de Turismo Rural, el 57,3% de los propietarios de establecimientos rurales no pertenecen a ninguna asociación. Según apunta el presidente de Asetur, de esos 5.000 asociados, actualmente hay unos 1.300 clasificados mediante espigas (muchos de ellos en Cataluña, comunidad que ha preferido esta imagen a la propuesta por el Gobierno de España).

Respecto a la certificación de estrellas verdes, impulsada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, de momento se está implantando en Castilla León y en Extremadura, por lo que, se puede decir que el procseo casi está empezando.

Por otra parte, sobre la promoción internacional del turismo rural español cuesta encontrar el material difundido, puesto que la campaña ha sido on-line. Entre los anuncios más recientes de Turespaña que se pueden considerar como rurales, están los de La Rioja Alavesa, el Camino de Santiago, los Picos de Europa o Castilla La Mancha (se pueden ver en el canal de Youtube que posee el organismo nacional de turismo).

Es evidente que la certificación y clasificación de los establecimientos rurales españoles sigue siendo un reto, complicado de afrontar tras una crisis económica que también ha afectado al sector del turismo rural. “Han sido años muy flojos, aunque, poco a poco, vamos remontando”, apunta Jesús Marco de Asetur.

Por último, para obtener más información sobre la situación del sector en España, una buena opción es acudir al Observatorio de Turismo Rural, una iniciativa privada de investigación con la que se pretende generar conocimiento y aportar información sobre el turismo rural en España, tanto en su ámbito de la oferta (propietarios) como en el de la demanda (viajeros).

5/06/15
Foto-de-Images-Money

Errores en el gasto en desarrollo rural

“Errores en el gasto en desarrollo rural: ¿cuáles son sus causas y cómo se está abordando?”. Así de llamativo es el título de un informe especial del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea realizado en 2014 y publicado este mismo año [ver aquí].

Un documento que deberían tener muy en cuenta tanto quienes van a llevar a cabo el Programa Nacional de Desarrollo Rural recién aprobado como los PDR de cada comunidad autónoma.

Los PDR se ubican en el Segundo Pilar de la PAC, y dentro de ellos se encuentran tanto las ayudas destinadas a los proyectos de los grupos Leader, como otras más importantes que determinan la futura estructura del sector primario de un país: apoyos a jóvenes agricultores, medidas agroambientales, mejora de la empresa agraria, industria agroalimentaria, etc.

El análisis del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (que con sus informes también condiciona la política de la PAC) se basa en 461 “muestras” tomadas en los 27 estados miembro durante 2011, 2012 y 2013. El principal dato que ofrece es que el porcentaje medio de error del gasto realizado durante este tiempo fue del 8,2 %, una cifra que considera alta.

Errores en el gasto en desarrollo rural

Resulta llamativo que, tal y como se muestra en esta gráfica, los porcentajes de error se dieron más en estados miembro cuya tasa de ejecución financiera del PDR era baja (como en España), mientras que en los que países en los que era alta, dicho error fue considerablemente inferior.

Por otra parte, algunas de las conclusiones del informe ratifican ciertas cuestiones sobre los PDR conocidas y poco demostradas, mientras que otras resultan, cuanto menos, curiosas.

Entre las primeras, la afirmación que “los organismos públicos constituyen una importante fuente de error por el incumplimiento de las normas de contratación pública“. Y esos errores se deben a “adjudicaciones directas injustificadas sin un procedimiento de licitación, la mala aplicación de los criterios de selección y adjudicación o la falta de igualdad de trato de los licitadores”.

Las explicaciones a estos errores son “la falta de conocimiento en la aplicación de las normas de contratación pública y la preferencia por trabajar con determinados proveedores”, algo que se podría entender en los últimos estados incorporados a la Unión Europea y que cuesta creer en los más veteranos. ¿Tendrían aquí cabida esos comentarios que siempre se han dicho sobre la politización de los PDR?

Pero lo peor de todo es que, según el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea, “las autoridades de los estados miembro podrían haber detectado y corregido los errores que afectaban a las medidas de inversión”; tenían la documentación, pero no vieron el error.[?]

Respecto a las ayudas por superficie de los PDR, los errores fueron mucho más frecuentes en las medidas agroambientales que en las ayudas a zonas desfavorecidas. La agroambiental es la medida del desarrollo rural más importante desde el punto de vista financiero, —supone una quinta parte del presupuesto total de desarrollo rural para el período de programación 2007-2013— y su objetivo es cubrir los costes adicionales y la renta no percibida como resultado de prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente durante un período comprendido de cinco a siete años.

Sin embargo, el cumplimiento de dichos compromisos no conlleva un efecto positivo inmediato para el agricultor, lo que le relaja a la hora de llevarlos a cabo. Si a eso se une el bajo índice de sanciones, junto a al reducido porcentaje de controles, se forma un círculo vicioso que ayuda a comprender los errores en esta medida.

Para frenar y reducir todas estas malas prácticas, el Tribunal de Cuentas propone en el mismo informe una serie de medidas de control que poco gustarán a aquellos que, desde hace años, ya se quejan de la excesiva burocatización que existe en la ejecución de los PDRs. Asimismo, el documento también incluye la respuesta de la Comisión a las observaciones del poder judicial comunitario.

Y para terminar, la guinda del pastel: “no se hallaron errores de subvencionabilidad en la medida de instalación de jóvenes agricultores“, una afirmación que apoya la tesis de quienes reivindican un mayor presupuesto para incorporar juventud al campo.

28/09/14
Logo Agriterra

La rentabilidad de la cooperación internacional agroalimentaria

La cooperación internacional agroalimentaria puede resultar rentable, no sólo para quien recibe la ayuda, si no también para el país cooperante. Eso es lo que afirman fuentes de la organización agraria UPA quienes han empezado a relanzar la Fundación Acodea, la primera agriagencia de cooperación al desarrollo de habla hispana que se creó en 2011—según ellos mismos informan— y cuya labor quedó reducida con la caída de las ayudas a la cooperación que produjo la crisis económica española.

Desde la pasada primavera, las relaciones entre la Fundación Acodea y Agriterra —la agencia de cooperación agraria de los Países Bajos que apuesta por el cooperativismo y el asociacionismo de los agricultores— se han estrechado con el objetivo de que la organización española colabore con la holandesa a hacer todavía más eficaz su labor en países de Latinoamérica.

La rentabilidad de la cooperación internacional agroalimentaria

El primer paso de esta alianza se dio el pasado verano, cuando un grupo de cooperativistas peruanos recorrió España conociendo el funcionamiento de varias cooperativas de Extremadura, Aragón y Córdoba.

“En algunos casos, por cada millón de euros que se invierte en cooperación al desarrollo agroalimentario, el país cooperante puede recibir dos o tres de retorno“, aseguran fuentes de Acodea. La explicación a esta afirmación es sencilla: el estado cooperante ayuda, a través de las agriagencias, a las cooperativas agrarias del país en desarrollo; y cuando éstas se lanzan a poner en marcha mejoras tecnológicas en sus explotaciones o industrias agroalimentarias, entonces echan mano del saber hacer y de la tecnología de empresas procedentes del país que le ayuda.

De esta forma, todos ganan: el país en desarrollo, porque mejora su situación, y el desarrollado, porque “abre mercado” en nuevos territorios potencialmente menos maduros.

No obstante, la filosofía de fondo de este tipo de agriagencias —agrupadas en Agricord, la organización internacional— va más allá de la ayuda para el desarrollo económico y social de forma sostenible con el entorno ambiental. Según apuntan, su objetivo final es conseguir organizaciones agrarias fuertes que contribuyan a alcanzar un mejor reparto de los ingresos y, en definitiva, una sociedad más democrática.

13/07/14

Los PDR de “corta y pega” para el período 2014-2020

Unos PDR de “corta y pega”. Eso es lo que, según varias fuentes consultadas por Lacriba.net va a presentar España el próximo 22 de julio en Bruselas, fecha en la que entregarán el diseño de los Programas de Desarrollo Rural (PDR) para el período 2014-2020.

“La mayoría de las medidas de los futuros PDR es un corta-pega de las estipuladas para el período 2007-2013” declara el presidente de la REDR (Red Española de Desarrollo Rural), Aurelio García. “No es lo que los ciudadanos rurales necesitamos, no se está previendo cómo será el mundo rural de 2022, cuando terminen estos programas. La situación actual no tiene nada que ver con la de 2007: no hay construcción y mucha gente se ha quedado o ha vuelto a los pueblos y hay que formarlos”, argumenta.

Su opinión queda refrendada por la del presidente del Instituto de Desarrollo Comunitario y secretario general de la Asociación REDER (Federación Red Estatal de Desarrollo Rural) Felipe González de Canales: “estamos de acuerdo con la postura de Aurelio. Tenemos unidad de acción y consensuamos los documentos. Otra cosa es el caso que nos hagan, que no es mucho”.

Los PDR de “corta y pega” para el período 2014-2020

Y es que, según critica Aurelio García [quien reconoce abiertamente su vinculación con el PSOE]: “la ministra todavía no nos ha recibido. Pero tampoco lo hizo su predecesor, Miguel Arias Cañete, durante los más de dos años que estuvo al frente del Ministerio”. Según se apunta, con quien normalmente se reúnen ambas redes que aglutinan a los grupos Leader es con la directora general de Desarrollo Rural, Begoña Nieto, —aunque el pasado 30 de junio la REDER mantuvo un encuentro con el secretario general del Magrama, Carlos Cabanas—.

Los PDR son propios de cada comunidad  autónoma, (que es con quienes se negocia) y en ellos, además de medidas como la modernización de regadíos, mejora de estructuras agrarias, fomento de jóvenes agricultores o apoyo a la agroindustria, también se incluye el programa Leader, gestionado por los grupos de acción local integrados en la REDR y en la REDER.

Desde esta última, Aurelio García también recrimina que España no va a aplicar en sus PDR las novedades que permite el Segundo Pilar de la PAC para el actual período: “ni se va a poner en marcha el desarrollo local participativo, ni se va a establecer ninguna estrategia entre lo rural y lo urbano, ni se va a ayudar a los canales cortos de comercialización agroalimentaria”, explica el presidente de la REDR, quien, añade “en la elaboración de los PDR ha habido muy poca participación real“.

Hace varios meses que ambas quejas ya se podían entrever en un artículo titulado “Pinceladas sobre la política territorial rural 2014-2020” del blog ruralsiglo21 especializado en esta materia y perteneciente al funcionario Francisco Martínez Arroyo. Ahí ya se indicaba que ser continuísta supondría una considerable pérdida de oportunidades y que las informaciones sobre las negociaciones eran bastante limitadas.

Aunque el Segundo Pilar de la PAC, el de los PDR, no es baladí, parece que España la está considerando la hermana pobre de la PAC. El Gobierno actual no sólo ha recortado considerablemente su presupuesto para cofinanciarlo, —pasando la pelota a las comunidades autónomas— si no que no ha permitido el desarrollo local participativo (que los grupos Leader puedan gestionar fondos del FEDER, FEADER o el FSE, algo que, en principio, exclusivamente se va a hacer en Aragón porque así lo aprobó su parlamento autonómico) ni tampoco va a dejar iniciar algunas de las medidas más novedosas del actual Reglamento.

La única esperanza que les queda a la REDR y a la REDER es que en el período de las rectificaciones posterior al 22 de julio se pueda introducir algún cambio. El tiempo dirá.

20/02/14
Mano de un anciano que no puede ser agricultor activo

El cese anticipado dice adiós sin pena ni gloria

Adiós al cese anticipado. Esta medida casi tradicional de la PAC desaparece desde 2014, año transitorio hacia la aplicación de la nueva reforma que se desarrollará hasta 2020. Y además lo hace sin pena ni gloria, dada su escasa efectividad en mejorar el relevo generacional en el campo. “No me han llegado los lamentos de nadie, porque apenas era efectiva para el agricultor profesional”, apunta el coordinador técnico de COAG, José Luis Miguel.

El cese anticipado dice adiós sin pena ni gloria

Muchos relacionamos esta ayuda a la jubilación agraria con otras dos líneas importantes: la incorporación de jóvenes agricultores y la modernización de explotaciones, ya que eran unas de las medidas de acompañamiento más importantes antes de la PAC del 92 y también después, hasta el periodo 2007-2013.

El objetivo del cese anticipado era “favorecer la renovación generacional y el aumento de la viabilidad de las explotaciones agrarias mediante la reestructuración y ampliación de éstas y la elevación del grado de cualificación profesional de sus titulares”. Sin embargo, en España, ha tenido muy poca aceptación, por varias cuestiones.

“Aunque teóricamente podría haber sido una medida vital para el necesario relevo generacional del sector agrario, apenas ha sido eficaz porque era demasiado compleja. Los requisitos establecidos para el cedente y el cesionario eran tantos que prácticamente era imposible cumplirlos. De hecho, en España ha tenido una incidencia desigual, siendo mayor en la cornisa Cantábrica y en Castilla León y prácticamente casi nula en Andalucía”, explica el responsable de Desarrollo Rural de ASAJA, Antonio Caro.

En ello, coincide el coordinador técnico de COAG: “Esta medida apenas se ha aplicado porque los importes de las ayudas eran raquíticos. Por ello, sólo merecía la pena para aquellas explotaciones muy pequeñas, de subsistencia, ubicadas muchas de ellas en el norte de España. Creo que el cese anticipado fue efectivo en su momento, pero ahora, los tiempos se le habían echado encima” explica José Luis Miguel. [Más información en este análisis del Anuario de COAG de 2003].

Antonio Caro, de ASAJA, —quien participa en los comités de seguimiento y en los grupos consultivos de Desarrollo Rural en Bruselas— explica que “aunque esta línea de ayudas ha resultado beneficiosa en otros países de la Unión Europea como Finlandia, el planteamiento de su eliminación de la PAC viene marcado por la Dirección General de Empleo de la Comisión Europea, que se oponía a que continuara”.

Por otra parte, tanto ASAJA como COAG coinciden en que en el periodo 2007-2013, en el que la gestión de los PDR ha estado en manos de las comunidades autónomas, el desarrollo de esta medida ha sido muy desigual, con un difícil seguimiento en España.

Así, cuando el relevo generacional continúa siendo un gran reto a solucionar en el sector agrario —donde más de la mitad de los agricultores en España tienen más de 55 años— la Unión Europea decide dejar atrás el cese anticipado y apostar por apoyar la incorporación al campo, destinando un 2% del total del primer pilar a ayudas para jóvenes agricultores, una medida que, algunas organizaciones profesionales agrarias continúan considerando insuficiente.

18/02/14

El cambio de concepto de la agricultura: de bien privado a público

En la Unión Europea, la agricultura del futuro no será, únicamente, aquella que producirá alimentos, sino que irá más allá, su concepto será multifuncional y transversal, modificando el concepto de bien privado a público. Así lo manifestó el director del Instituto de Estudios Sociales Avanzados, IESA-CSIC, Eduardo Moyano en su intervención en el IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural celebrado en Zaragoza. [Enlace a la ponencia completa].

Su argumentación la basó en varias premisas: en los cambios sociales y económicos experimentados durante las últimas décadas en el medio rural; en el papel de la agricultura como nuevo espacio de interacción entre lo rural y lo urbano y en las novedades de la reforma de la PAC 2014-2020.

Entre los cambios sociales y económicos, Moyano destacó la reducción de diferencias entre lo rural y lo urbano ya que, salvo en áreas muy localizadas, los niveles de vida se han equiparado. También explicó que los flujos migratorios han cambiado y ahora la gente se marcha del medio rural al urbano y viceversa, e incluso muchos viven en las ciudades y se trasladan a diario a su lugar de trabajo en los pueblos. Asimismo, los espacios naturales, el campo, ya no es sólo un lugar de producción, si no que ha cobrado un papel importante en el ocio de los urbanitas.

En cuanto a la agricultura, aunque su principal objetivo es el de producir alimentos (con nuevos modelos de comercialización como las cadenas cortas o la agricultura de proximidad), también se ha abierto a otros sectores como el de la educación (granjas escuelas); el ocio (agroturismo); la producción farmacológica (plantas medicinales); la energía (con la generación de biomasa o biocarburantes); o a la insercción social, con los huertos urbanos.

Las nuevas tecnologías y la mejora de las comunicaciones han sido otros factores que han ayudado a que la concepción del medio rural haya cambiado considerablemente en los últimos lustros.

El cambio de concepto de la agricultura: de bien privado a público

En este sentido, según Moyano, la PAC 2014-2020 también ha modificado su filosofía: “El objetivo principal de la nueva programación no es ya garantizar las rentas de un determinado sector de la población (como venía ocurriendo con las ayudas agrícolas), si no impulsar el desarrollo de los territorios promoviendo y apoyando iniciativas y proyectos de cooperación que logren alcanzar el “valor añadido europeo”. Y añade: “estamos ante unas ayudas guiadas por una lógica de bienes públicos, que remuneran al agricultor no por producir, sino por tener su explotación en condiciones de producir”.

Así, según el director del IESA, actualmente, nos encontramos en un período de transición, en el que, poco a poco, vamos a tener que dejar atrás las ayudas que abogan por la lógica sectorial y productiva y pensar que el objetivo a salvaguardar es el territorio, un bien que es de todos, un bien público.

Y en medio de todo esto, ¿qué papel ocupa el agricultor? Pues según Moyano, dejarán de ser un grupo aparte y singular que vivía protegido por el paraguas de las políticas agrarias de tipo sectorial para adquirir un estatuto pleno de ciudadanía, con lo que ello significa de adaptarse a un escenario de mayor complejidad e incertidumbre.

Hacerse a los cambios siempre cuesta, pese a que las continuas reformas de la PAC hayan acostumbrado al profesional agrario a estar en una continua reconversión de conceptos y ayudas. El agricultor actual ya sabe que Bruselas no le va a decir qué tiene que producir, que en eso manda el mercado; aunque sí que se tiene que mentalizar que cada vez más, deberá modificar su explotación y su forma de hacer, permitir que le aconsejen cómo hacer sus labores para que, con sus cambios, ayude a vertebrar el territorio económica, social y medioambientalmente.

12/02/14

¿Por qué España no transfiere fondos entre los dos pilares de la PAC?

¿Por qué España no ha transferido fondos entre los dos pilares de la PAC? Esa es la pregunta que muchos se plantean y que la directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal del Magrama, Begoña Nieto, ha respondido en el IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural.

Una de las características de la última reforma de la Política Agraria Común, PAC, aprobada el pasado mes de junio en Bruselas es su flexibilidad. Un aspecto que se refleja en que la Comisión Europea permite a los estados miembro transferir fondos económicos entre el Primer y el Segundo Pilar, es decir, entre el dedicado a las ayudas directas y el dirigido a las medidas de desarrollo rural, entre las que van directamente al agricultor y las que se invierten en estructuras y en futuro.

Según informó la propia directora general del Magrama, países como Francia, Alemania o Gran Bretaña han decidido trasvasar dinero del Primer al Segundo Pilar para refortalecer las medidas de este último. Por el contrario, estados como Polonia o Eslovaquia han hecho todo lo contrario, pasando fondos del Segundo Pilar al primero para aumentar los pagos compensatorios a los agricultores.

¿Por qué España no ha transferido fondos entre los dos pilares de la PAC?

Pero ¿por qué se ha mantenido el “statu quo” en España?

“¡Ya me hubiera gustado a mi poder traspasar fondos al Segundo Pilar!”, aseguró Begoña Nieto ante las reiteradas preguntas del auditorio. Para después explicar: “El Primer Pilar no se cofinancia, el Segundo sí. Aunque las comunidades autónomas puedan hacer más política en su territorio con el Segundo, actualmente la situación no es la ideal”, dando a entender que la escasa liquidez económica de las autonomías impediría apoyar las medidas con más cofinanciación.

Hace unos días, un representante de una organización agraria aseguraba a Lacriba.net que ni ASAJA, ni COAG, ni UPA apostaron por pasar fondos entre pilares, por un parte, por los problemas de cofinanciación apuntados por Nieto, y porque si se decidía engrosar el Primer Pilar, no se aseguraba que las ayudas se destinaran a los agricultores profesionales, ya que todavía no se había concretado la figura de agricultor activo.

Así, el “statu quo” ha sido la opción elegida por España, algo que no convence ni a quienes habitan en las zonas desfavorecidas, ni a los que saben que las políticas del Segundo Pilar son más duraderas, ni a quienes quieren vertebrar el medio rural.

Algo que puede convertirse en toda una deuda pendiente para la próxima reforma de la PAC que se aplique en nuestro país.

6/02/14

La necesaria sintonización entre lo urbano y lo rural

Mostrar que, para tener futuro, es preciso sintonizar el medio urbano y el rural. Ese es el objetivo marcado por el IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural que se celebra en Zaragoza del 10 al 12 de febrero.

Dicha argumentación no es novedosa en el ámbito del desarrollo rural, ya que hace tiempo que algunos predicaban la necesidad de complementar ambos medios, puesto que no pueden vivir el uno sin el otro, y viceversa. “Entendemos que la cooperación es fundamental”, apunta el decano del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, (la entidad organizadora), Joaquín Olona.

La necesaria sintonización entre lo urbano y lo rural

Y para reforzar el mensaje, desde la organización se explica: “las cadenas cortas, el comercio de proximidad, los productos locales, la agricultura ecológica, los huertos urbanos o las nuevas modalidades de turismo rural son fenómenos emergentes, fuertemente relacionados, que ofrecen nuevas posibilidades para conectar el campo y la ciudad”.

Por ello, el programa del Congreso se ha diseñado con una parte más ambiental: la conferencia inaugural del naturalista Joaquín Araujo; otra más rural: el debate de la próxima programación de los Programas de Desarrollo Rural 2014-2020; y otra más agraria, con el Año Internacional de la Agricultura Familiar.

En esta edición, la organización ha querido reivindicar la importancia de la agricultura para el desarrollo rural. “Sin menosprecio del medio ambiente y del desarrollo territorial, creemos que se debe prestar una mayor atención a las estructuras agrarias, al Segundo Pilar de la PAC que, además del Leader, aglutina otras medidas muy importantes como la incorporación a jóvenes, la modernización de explotaciones, el apoyo al regadío, la formación, la tecnología, etc”, explica Olona.

 Los orígenes de este Congreso Nacional de Desarrollo Rural se remontan a septiembre de 2008, ya que se trata de un evento bienal. Personalmente, entonces ya me llamó la atención que fueran los agrónomos los que tomaran la bandera del desarrollo rural en lugar de hacerlo otras entidades más enfocadas a ello, —veníamos de años donde se había dado cierto enfrentamiento entre agraristas y ruralistas, entre el Primer y el Segundo Pilar—.

En aquel momento, la explicación dada tuvo el mismo espíritu que hoy pervive: la necesidad de cooperar, de entender que los agrónomos necesitan un medio rural vivo, dinámico, vertebrado y vertebrador. Por ello, en las otras ediciones de este congreso se ha seguido esta máxima bajo lemas como “Innovar desde el territorio” o “Cooperar para competir“.

Y precisamente, sumar,  cooperar es lo que hace este Congreso Nacional, puesto que en sus dos últimas ediciones ha coincidido con la celebración del certamen agrícola por excelencia de nuestro país, la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola, FIMA, que lleva a cabo su 38º edición del 11 al 15 de febrero. De este modo, durante esos días, Zaragoza se convertirá en todo un referente informativo para las gentes del medio rural.

 

30/01/14

El programa Leader, el asesor para el emprendedor rural

Emprender está de moda. O quizá, más que la acción, el vocablo emprendedor [ que la RAE define como “el que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”], ya que suena mejor que el de denostado término de empresario [“titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa”].

Leader

La dura crisis económica y el grave problema del desempleo ha llevado a que muchos hayan pensado “si no encuentro trabajo, me lo creo yo mismo”. Quizás por ello, hoy se habla tanto de emprendedores y de emprendimiento. Y no sólo en las grandes urbes, si no también en el medio rural, donde muchos jóvenes y no tan jóvenes prefieren quedarse o, algunos, incluso deciden volver.

Esos emprendedores e innovadores rurales tienen la posibilidad de contar, desde hace años, con un excelente asesor que les guíe, acompañe e incluso les cofinancie parte de su proyecto: el Leader. Se trata de un programa comunitario que surgió a principios de los 90 como iniciativa, y que a lo largo de los años ha cosechado tantos pequeños éxitos que actualmente cubre gran parte del territorio rural español. Porque, como bien dice la presidenta de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural, RADR, Lourdes Arruebo: “en Aragón, el medio rural no es la excepción, si no la regla“, una máxima que se puede aplicar a casi todas las comunidades autónomas que conforman nuestro país.

Emprender en el medio rural puede ser igual o más difícil que en la ciudad. Por ello, para motivar a seguir iniciando actividades económicas que generen riquezas en nuestros pueblos, la RADR organizó el pasado 27 de enero una jornada titulada “Aragón+Leader”.

Leader

Entre los que participaron en la jornada estuvo el director general de Podoactiva, Víctor Alfaro (quien empezó con una clínica móvil de podología para los pueblos de Huesca y hoy mima los pies de los jugadores del Real Madrid), quien aseguró que “una cosa es el proyecto y otra es la idea. Ideas tenemos muchas, pero hay que estar seguros de cuándo hay que dar el paso. Hay que asesorarse y probar dando pasos pequeños”. También intervino la propietaria de la empresa de cosméticos naturales, Matarrania, Evelyn Celma, quien destacó que es importante la viabilidad, así como internet, al que, además de dinero, hay que dedicarle mucho tiempo. Y entre el público asistente se pudo reconocer a otro emprendedor que también se está reinventando: el que fuera cantante del grupo de música Puturrú de Fua, Curro Fatás, reconvertido ahora en artesano de mermeladas Bubub.

Por otra parte, en las charlas de motivación, el director de Programas de Alta Dirección del IE, Manuel Bermejo, aseguró que “sobrevive el que mejor se adapta, el que es más camaleónico” ante las situaciones y los cambios; mientras que el empresario benasqués Carlos Barrabés se atrevió a apostar por seis tendencias de futuro para el medio rural.

El Leader, y quienes lo gestinan en el territorio, los Grupos de Acción Local, GAL, son una potente herramienta perteneciente a la Política Agraria Comunitaria que Europa, reforma tras reforma, ha ido reforzando. Por ejemplo, según datos de la RADR, en el período 2000-2013 ha generado y consolidado 9.000 puestos de trabajo en Aragón. [Ver vídeo]

Ahora, tras la negociación hispano-española de la PAC 2014-2020 (el sudoku de Cañete) el Leader se enfrenta a varios retos. De una parte, poder seguir trabajando como hasta ahora y gestionar, no sólo el Fondo europeo agrícola de desarrollo rural, FEADER, sino también los otros a los que la Unión Europea les ha abierto la puerta: el FSE y el FEDER. De otra, conseguir que las comunidades autónomas aporten la cofinanciación económica que el Ministerio de Agriucultura, Alimentación y Medio Ambiente ha dejado en el camino.

Quizás porque la Red Aragonesa de Desarrollo Rural es muy consciente de que ambas cuestiones son un auténtico reto, organizó la jornada Aragón+Leader, para demostrar su poderío al Gobierno, a la sociedad y a las propias gentes del medio rural y al mismo tiempo, hacer presión para que se les siga apoyando.

Que así sea.

Nota: el consejero aragonés, Modesto Lobón, recogió el guante de la cofinanciación, asegurando que, tras el recorte del Ministerio, incluso intentará aumentarla. Sin embargo, poco después, su director general de Desarrollo Rural, Luis Marruedo, puso en duda cómo se podría cumplir esa voluntad política, ya que no sabe de dónde se podrán sacar los fondos. (¿?).