13/03/17
Opinion Lacriba.net

Agricultura y periodismo, más cerca

¡Por fin he encontrado la motivación adecuada para volver a mis cribas!

El pasado viernes, 10 de marzo, coincidieron tres eventos que me han incitado a escribir mi análisis sobre agricultura y periodismo: la manifestación de los agricultores aragoneses exigiendo al Gobierno un mayor presupuesto para Agricultura; la clausura del XVIII Congreso de Periodismo Digital y el inicio de la primera edición del Curso de Experto Universitario en Comunicación Agroalimentaria.

Tras asistir al congreso de periodistas en Huesca y recordar la situación de los agricultores que se manifestaron en Zaragoza, empecé a establecer una serie de paralelismos entre los retos en ambas profesiones. Y encontré unas cuantas:

1º-Las gentes del agro están cansadas de escuchar que son un “sector estratégico” y fundamental al que luego no se le dedica el presupuesto suficiente; del periodismo se dice que es imprescindible para la buena salud de la Democracia, y luego, en algunas ruedas de prensa, apenas se permite preguntar o se dan a través de un plasma de TV.

2º-A la hora de trabajar, tanto agricultores como periodistas coinciden en que no tienen horario ni fecha en el calendario, ya que les toca hacerlo hasta en festivos y fines de semana.

3º-La renta media del agricultor es inferior a la renta media española. En periodismo, las estrellas de los programas y los jefes de los despachos pueden cobrar cifras de muchos números, mientras que los periodistas que patean las calles se dedican a su profesión por 500 ó 900 euros mensuales (por decir una cifra estimativa).

4º-Aunque ya no sea verdad, hay quienes todavía piensan eso de “quien no sirve para estudiar, para el campo” y ser agricultor sigue siendo una profesión con un caché no muy alto. Por su parte, ser periodista se continúa considerando con cierto desdén (pese a que no está tan denostado como siglos atrás).

5º-Con todo esto, es indudable que quien hoy día se dedica a una de estas dos profesiones es porque mantienen viva la vocación y verdaderamente les gusta.

Sin embargo, a pesar de todas estas afinidades entre ambas profesiones, el sector agroalimentario y los medios de comunicación no tienen una estrecha relación como ocurre en otras áreas como la banca o las finanzas, el motor, los deportes, la cultura… Aunque son muchos los medios especializados en información agroalimentaria, sus noticias entran con cuentagotas en la prensa general.

Curso de Experto en Comunicación Agroalimentaria

Primera clase del curso de APAE y USJ.

Precisamente, con el objetivo de acercar este tipo de información a los periodistas y de formar a los profesionales del sector agrario en conocer un poco más el funcionamiento de los medios de comunicación, el pasado viernes comenzó en Zaragoza la primera edición del Curso de Experto Universitario en Comunicación Agroalimentaria. Organizado por la Asociación de Periodistas Agroalimentarios de España, APAE, y la Universidad San Jorge, USJ, se trata de un curso semipresencial, (gran parte de las clase se impartirán on-line y cuenta con siete sesiones presenciales), que terminará a mediados del próximo mes de septiembre.

Agricultura y periodismo, un sector que ha aguantado bastante bien la crisis económica junto a otro que todavía la sufre. ¡Ojalá este binomio ayude a hacer más visible el sector agroalimentario y a que más periodistas hagan (y vivan) de una buena comunicación del agro! 

22/06/16
Opinion Lacriba.net

Análisis de los programas electorales agrarios del 26J

No pensaba cribar los programas electorales agrarios de los principales partidos políticos que se presentan a las elecciones generales el próximo 26 de junio. Sin embargo, tras leerlos, subrayarlos, hacer esquemas y analizarlos para el espacio online Agrícola Café, creo que puedo apuntar algunas conclusiones.

En primer lugar, no hay nada nuevo bajo el sol ¡seis meses después! El programa del Partido Popular y el del Partido Socialista es exactamente el mismo que en diciembre, (bueno, este último ha modificado la tipografía). Ciudadanos lo tiene volcado en su página web y es un resumen demasiado breve de las propuestas presentadas en diciembre y el de Unidos Podemos, a pesar de echar mano de IKEA, resulta bastante desordenado y hay que rebuscar las propuestas destinadas al agro, la alimentación y el medio rural.

En líneas generales, los programas agroalimentarios más completos son los del PP y los del PSOE, mientras que los partidos más nuevos se quedan cortos con el sector.

Los populares presentan muchas medidas destinadas a potenciar la agroindustria, mientras que los socialistas se muestran más preocupados por aquellas que favorezcan, por un lado la comercialización, exportación y los mercados, y por otro, el desarrollo rural. De Unidos Podemos destacaría su lenguaje (en mi opinión, un tanto desfasado en el agro español) ya que habla de soberanía alimentaria, campesinos, plan de uso social de la tierra… Y Ciudadanos sorprende con algunos proyectos que fomentan la relación entre las nuevas tecnologías y el sector agroalimentario o las empresas agrarias y las investigaciones de la Universidad.

Las propuestas que encuentro más novedosas son dos que, curiosamente, son muy parecidas: la Estrategia del Desarrollo del sector Horizonte 2027 del PP o el Plan estratégico de la agricultura y de la ganadería Horizonte 2030 del PSOE.

¿Por qué? Porque es lo único que se puede parecer a un proyecto de futuro sobre las principales líneas del sector agroalimentario español, algo que desde hace tiempo demandan organizaciones agrarias como COAG y UPA. En España, la única política agraria nacional existente es la de los seguros agrarios (que por cierto, todos apoyan en sus programas electorales menos Unidos Podemos).

Propuestas “increíbles”

Por otra parte, hay otras propuestas que, sin que te des cuenta, te sacan una sonrisa cínica: el PP habla de apoyar los mercados de futuros, cuando el único que había en España, el de Aceite de Oliva, ha cerrado durante su último mandato; asimismo, los populares también quieren diseñar una nueva Ley de Desarrollo Rural ¿por qué no recuperan la de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de la época de Zapatero para ahorrar tiempo y costes?

El PSOE apunta otras propuestas “increíbles”, como: “recuperar medidas de regulación de mercados” o aportar “asistencia a la exportación de productos ecológicos y artesanales”. ¿Seguro que les dejaría Competencia?

En Unidos Podemos da la sensación de que se preocupan más por el trabajo estable de los temporeros agrarios que por el de quienes les contratan y les pagan, los agricultores; y, sinceramente, no llego a captar qué pretenden cuando proponen “orientar la producción extensiva hacia la apuesta estratégica de la soberanía alimentaria”.

 Y Ciudadanos pretende volver hacer otro Libro Blanco del Agua. ¡Con el tiempo y dinero que cuestan este tipo de documentos!, ¿por qué no actualizan el que ya hizo Isabel Tocino hace casi 20 años? Precisamente, en cuestiones hídricas, no se ha avanzado tanto.

Por otra parte, no deja de resultar curioso que todos los partidos apoyen la Ley del PP sobre la Mejora del Funcionamiento en la Cadena Alimentaria, aunque todos quieren modificarla e introducir la figura del mediador de contratos.

La política y gestión del agro español

Análisis de los programas electorales agrarios

En un vídeo-resumen de un mítin del responsable rural de Unidos Podemos, Ariel Jerez, éste dijo: “llevo un año hablando todos los días con agricultores y ganaderos”. Eso me hizo pensar: “yo casi veinte y sigo con enormes lagunas, porque este sector es ¡inabarcable!”.

La producción agroalimentaria española, no sólo es muy variada, si no que cuenta con múltiples modelos de producción, que bien hechos, deberían ser  igual de válidos. A veces, para explicar la situación actual del mercado agroalimentario, comparo la producción de alimentos con la industria de la moda (salvando las distancias): tienes productos de gama económica, media, de marca, de autor, artesanal... Y cada una cuenta con su perfil de consumidor y con su canal de venta. 

Si a esto unimos la complejidad de la política agraria, la situación aún se torna más difícil: muchas cosas se negocian y deciden en Bruselas (donde las negociaciones en el Consejo de Ministros de Agricultura no deben ser nada fáciles) pero se ejecutan en la comunidades autónomas; de este modo, el Gobierno entrante tiene que ser consciente de que el Ministerio de Agricultura es una “cartera sandwich” que obliga a sus dirigentes a caminar con pies de plomo, tanto en terreno europeo como en el patrio.

Así las cosas, se entiende que los partidos que, por su experiencia en el Gobierno, les ha tocado gestionar el sector agroalimentario, presenten más propuestas, mientras que los que todavía no lo han hecho, les cueste acertar y tener tino. Lo bueno es que todo se aprende, también el sector agrario, aunque yo ¡necesitaría varias vidas para controlarlo!

20/05/16
Opinion Lacriba.net

¿Y si los terratenientes hablaran?

Calientes se pusieron las redes sociales cuando el pasado 28 de marzo eldiario.es publicó el artículo “La UE reparte 250 millones en subvenciones agrícolas entre 60 ricos españoles”. Tuits, retuits, comentarios, críticas…

El reportaje cuenta que “entre las familias más adineradas de España, eldiario.es ha identificado al menos 60 que han recibido subvenciones europeas a través de distintas empresas y sociedades desde 2008”.

Los Mora Figueroa, Domecq o Elías Hernández Barrera y familia son algunos representantes de la aristocracia terrateniente que cobra ayudas directas de la PAC. Lo mismo ocurre con compañías como Mercadona, Nutrexpa, Leche Pascual o El Pozo, que según eldiario.es “también han sido generosos perceptores de subvenciones”; (principalmente porque hace años invirtieron en tierras o ganado para producir y controlar ellos mismos parte de sus productos).

El periódico digital explica que esto es así por algo que tenemos muy claro quienes nos dedicamos a esta cuestión del agro: las ayudas directas de la PAC están vinculadas a la tierra. Entonces, -y aunque en Bruselas se haya querido poner techo a estos apoyos, sin éxito alguno- es lógico y normal que quienes más hectáreas tienen, cobren más. Así lo dicen las reglas actuales de la PAC. Otra cosa es que sea aconsejable modificarlas y establecer un tope máximo o “capping”, como ya se ha pretendido en varias ocasiones.

Dicho reportaje se presenta bajo el epígrafe de “datos” y se explica cómo la información se ha conseguido a través de dos fuentes principales: el Fondo Español de Garantía Agraria, FEGA, (donde, desde el año pasado, se pueden encontrar quiénes son los beneficiarios de la PAC y con qué importes) y el ranking de los 200 más ricos de España que elabora el periódico El Mundo.

Y si los terratenientes hablasen

Foto de New Holland.

No es que me ponga a favor de los terratenientes, pero pienso que, ya que se trata de un reportaje de periodismo de investigación y de datos, se podría haber dado un panorama más completo si se hubiera profundizado y respondido preguntas como ¿cuántos trabajadores emplean y cuantas familias rurales mantienen las empresas agrarias de los terratenientes? ¿Qué gasto anual realizan en inputs como semillas, fertilizantes, fitosanitarios, maquinaria y cómo repercute eso en la economía de la zona? ¿Qué beneficio neto obtienen de dichas empresas agrarias (aún contando con las ayudas de la PAC)? Ese beneficio, ¿es mayor o menor que el de otras empresas no agrarias que posean?

El trabajo hubiera sido mucho más duro y complejo, todo un reto periodístico, pero se hubiera reflejado las dos caras de la moneda: qué reciben los terratenientes de la PAC y cómo influyen sus empresas agrarias en la economía rural.

“No hay PAC para señoritos”

Si las redes sociales se incendiaron con el anterior reportaje, a mí me calentó días después el artículo “No hay PAC para señoritos” publicado también en eldiario.es.

El artículo firmado por una diputada y un eurodiputado de EQUO, comienza bien, pero demuestra que andan algo despistados cuando empiezan a presentar sus “propuestas básicas” para una PAC más justa, equitativa y sostenible.

En primer lugar quieren “Destinar las ayudas a la agricultura y ganadería ecológicas, extensivas y familiares, y en pro de los bienes comunes y de la soberanía alimentaria”. Por una parte, la PAC es cada vez “más verde”, y por otra, la producción ecológica es tan sólo una parte del mercado que, de momento, se dirige a los ciudadanos de rentas más altas, porque son los únicos que los pueden pagar.

Creen que hay que “Trabajar por un cambio en el sistema de pagos por derechos históricos e implantar otro de pagos base asignando derechos por superficie”. Señores Molina y Marcellesi: eso son las ayudas por hectárea, y precisamente, ¡por ello siguen cobrando más quienes más tierras tienen! ¿Por qué proponen algo que ya se está haciendo?

También dicen “apostar por la convergencia de forma progresiva y distributiva de la cantidad percibida por hectárea, en todos los estados miembros de la UE”. Aquí llevan razón: el ministro Arias Cañete no quiso aplicar la convergencia de la PAC en España, cuando está bien vista desde Bruselas y, tarde o temprano, tendrá que ejecutarse en nuestro país. Ahora bien, el guapo/a que tenga que ponerla en marcha, que se remangue, porque la va a liar parda, ya que no es otra cosa que la “tasa plana” y muchos se opondrán.

El artículo sigue con otros puntos susceptibles de debate, pero lo que ya me hincha la vena es que hablen de “campesinos” como uno de los actores del sector. ¿Campesinos? ¡Con lo que nos ha costado a muchos insistir en que los agricultores tienen que ser profesionales, empresarios agrarios que aprendan a gestionar su explotación como una empresa!

En fin, que si el primer reportaje hace que el ciudadano de a pie clame al cielo, el segundo puede conseguir el mismo efecto en parte del sector agrario español.

Así, quedamos empatados.

Nota: artículo publicado en ecomercioagrario.com

5/04/16
Opinion Lacriba.net

Pedro Sánchez y sus trajes a medida para el agro

Desde las elecciones del pasado 20 de diciembre, España no para de bailar la canción de Ricky Martin: “Un, dos, tres, un pasito pa’lante, María; un, dos, tres, un pasito pa’tras”. Tras más de tres meses postelectorales sin acuerdo para formar Gobierno, los políticos se notan desinflados y muchos ciudadanos están hartos y cansados de “esa altura de miras” que todos mentan pero, al mismo tiempo, todos omiten.

En el ámbito institucional del sector agrario, seguimos con un Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones y que, por lo tanto, ha perdido fuelle. La imagen de una Isabel García Tejerina fuerte y omnipresente se quedó en los albores de las elecciones.

Como novedad institucional contamos con una nueva Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en el Congreso de los Diputados en la que, posiblemente, el más veterano sea el actor Toni Cantó (que esta legislatura repite por Ciudadanos, mientras en la anterior estuvo por UpyD). El resto de miembros de dicha Comisión son nuevos, y con conocimientos previos del sector primario apenas hay tres: el popular Joaquín María García Díez; el socialista Manuel González Ramos, y Ramón Luis Molinary de Ciudadanos. Es cierto que en la comisión hay otros perfiles más ambientalistas, (¡para algo también es la Comisión de Medio Ambiente!) como el de la veterana en el PP María Teresa de Lara o el novato Antonio Gómez-Reino de Podemos-En Comú Podem y En Marea.

Foto de UPA.

Foto de UPA.

Cita de Sánchez con el agro

¿Y qué papel ha tenido el sector agrario en los dimes y diretes de estas “negociaciones” políticas? Pues al menos el secretario general del PSOE y candidato a formar gobierno, Pedro Sánchez, le hizo un “huequillo” en su agenda, y el pasado 16 de febrero se reunió con los representantes del sector agroalimentario acompañado [curiosamente] por el ex-diputado Alejandro Alonso, (quien fuera portavoz en la Comisión de Agricultura del Congreso durante las dos últimas legislaturas).

En dicha cita Sánchez pudo conversar con los dirigentes de ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias, pero también con FIAB, ACES, ASEDAS, ANGED y con los responsables de las dos redes de desarrollo rural, REDER, y REDR.

Sus trajes a medida

Al parecer, en ese encuentro Sánchez no comentó lo que dos semanas después FIAB detectó en los documentos de “Ofrecimiento del PSOE a las demás formaciones políticas progresistas y de izquierda”. En ellos, la primera parte del documento era común para Podemos, IU-UP, En Comú Podem, En Marea y Compromís, sin embargo, en lo referente al sector agrario era diferente para los dos últimos grupos parlamentarios.

En el documento remitido a En Marea se proponían medidas relacionadas con el sector lácteo como “incorporar garantías de cumplimiento del acuerdo lácteo a través de un régimen sancionador; definir un precio “sostenible” para cada eslabón de la cadena de valor; dar transparencia a dicha cadena de valor publicando los precios a que compran industria y distribución; publicar un nuevo contrato tipo para poder establecer baremos en cuanto a calidades iguales para todas las industrias, o crear la figura obligatoria del “mediador” que sirva para resolver disputas cuando ganadero e industria no lleguen a un acuerdo en la negociación”.

Por su parte, en el documento de Compromís destacaba la propuesta de dar un mayor “protagonismo de la agricultura valenciana en las negociaciones de la PAC, apoyo a la producción, industrialización de transformación y comercialización de productos agrícolas, apícolas y ganaderos. Participación de representantes valencianos en las negociaciones europeas sobre la PAC en el marco del sistema de participación de las comunidades autónomas en la delegación española en el Consejo de Ministros Europeo correspondiente”.

En resumen, el PSOE ha propuesto al sector agroalimentario como herramienta de negociación, ofreciendo un traje a medida específico para los sectores agrarios de Galicia y de la Comunidad Valenciana, cuando ninguna de ambas medidas aparecían en su programa ni en el acuerdo inicial con Ciudadanos.

La cuestión es, de llegar a un acuerdo con los grupos de izquierdas ¿el PSOE no se plantea que las medidas propuestas a En Marea podrían hacerle entrar directamente en conflicto con las autoridades de Competencia? Y, por otra parte, ¿cree realmente que podrían dar más peso a la agricultura valenciana que, por ejemplo, a la de Andalucía, granero, no sólo de la producción agraria española si no de los diputados que sustentan a Pedro Sánchez en el Congreso?

A quienes defendemos y miramos por el sector agroalimentario español no nos gusta ser el último de la fila política cuando los productores de alimentos son los que dan de comer cinco veces al día a la sociedad.

Sin embargo, casi resulta más deprimente saber que el agro se usa como moneda de cambio y a la ligera, demostrando que se desconocen las reglas de juego establecidas por Competencia y cómo se negocian los asuntos del agro en Bruselas.

Nota: artículo publicado en e-Comercio Agrario.

25/02/16
Opinion Lacriba.net

“La tierra del olvido” apenas promociona sus alimentos

“En casa del herrero, cuchillo de palo”. Eso es lo que me ha pasado con mis cribas durante los dos últimos meses. Desde entonces hasta ahora, he pasado unas elecciones generales (sin tener aún Gobierno), las Navidades y el Año Nuevo, colaboraciones con antiguos y nuevos colegas, proyectos laborales, estudios y varios viajes transoceánicos.

Precisamente voy a contar qué me ocurrió, hace ya un tiempo, en uno de esos viajes: volaba con Avianca (línea aérea colombiana) y al subir al avión me recibió una pegadiza canción. En las pantallas ubicadas delante de cada asiento, se proyectaba el vídeo musical “La tierra del olvido”, un tema con más de 20 años del cantante colombiano Carlos Vives pero que en 2015 interpretaban otros artistas famosos de Colombia como Fonseca, Andrea Echeverri (Aterciopelados), el Cholo Valderrama, Fanny Lu, etc.

“La tierra del olvido” apenas promociona sus alimentos

Pincha para ver el vídeo “La tierra del olvido”

¡Enganchada me quedé al vídeo musical! No podía parar de verlo. ¡Qué alegría transmitía! ¡Qué ganas de vivir, de bailar y, sobre todo, de viajar! Porque los paisajes colombianos eran los auténticos protagonistas: el Parque del Tayrona, el Amazonas, los Llanos Orientales, el Nevado del Ruiz… Vamos, toda una campaña de promoción turística.

Tras verlo varias veces seguidas, lo que más me intrigó fue una mesa vacía que viajaba por todos estos parajes. ¿Qué significaría? Por ello, cuando llegué a casa, busqué el vídeo, lo visioné, lo escuché y busqué información al respecto.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando leí en esta nota de prensa que el vídeo se realizó exclusivamente para la Feria de Expo Milán 2015 cuyo lema era “Alimentar el Planeta, energía para la vida”. “Esta historia muestra, además de sus envidiables recursos agrícolas, los diversos paisajes del país”, seguía la nota de prensa.

Entonces, esa mesa vacía que paseaba por todos los paisajes y que al final aparecía con varios alimentos ¿representa a Colombia y su oferta alimentaria? En la foto se llega apreciar azúcar, una sandía, una naranja y varias bebidas como zumos… ¡Alucinante!

¿Dónde están las frutas tropicales como la piña, el mango, la uchuva, los plátanos o bananos, las flores o la carne de ternera, entre otros?  (Hay que decir, que en el vídeo también aparece una mano llena de granos de café en verde, el producto estrella colombiano).

Desde luego, si el objetivo del vídeo era promocionar las producciones agropecuarias y los alimentos de Colombia, no lo consiguió. En su lugar, lo que sí fomenta es el turismo en el país… quizás porque sea más rentable.

“Nuestras mesas están invadidas de alimentos foráneos”, dice un folleto informativo del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia. Además, la continúa devaluación del peso colombiano dificulta todavía más las exportaciones. Aunque Colombia tiene otros problemas mayores: una producción agroalimentaria que no cubre las necesidades nacionales, una precaria red de infraestructuras viales para llevar dicha producción a los mercados nacionales e internacionales y, por consiguiente, una logística muy limitada para todo ello.

“Es difícil promocionar los alimentos de Colombia”, le comentaron a una amiga. Posiblemente porque para exportarlos todavía cuentan con demasiadas piedras en el camino.

Y a falta de alimentos, dará de comer el turismo. Al menos, el vídeo promocional seguro que hizo bailar a muchos en Expo Milán 2015 y su factura es mucho mejor que la de otras campañas españolas de promoción de alimentos que también hemos criticado desde aquí.

Y ahora, si te apetece, pincha la foto y disfruta del vídeo. Merece la pena.

28/11/15
Opinion Lacriba.net

¿Por qué son noticia los agricultores universitarios y los neorrurales?

¡Qué gran desconocimiento hay del sector agrario y del medio rural! Esa es la conclusión a la que llego después de que El País Semanal publicara hace unos días un reportaje sobre los neorrurales que viven en nuestros pueblos “Conectados al campo” y que semanas antes se convirtiera en viral la carta de un joven agricultor que “le quita la boina” al agro.

Parece que decidir vivir en un pueblo tras residir en la ciudad o dedicarse a la agricultura por pura vocación siendo universitario es noticia… Sobre todo para quienes desconocen la realidad de nuestro medio rural, porque para quienes somos de un pueblo pequeño o estamos vinculados al sector agrario, estas historias son similares a otras que conocemos.

Obviamente, a ello ayudan -y hacen bien- las organizaciones profesionales agrarias, que desde hace un tiempo se esfuerzan por renovar la imagen del sector agrario y dar más protagonismo a sus Jóvenes Agricultores Sobradamente Preparados (“JASP”).

¿Por qué son noticia los agricultores universitarios y los neorrurales?

Marcos Garcés, universitario y joven agricultor.

Así, desde COAG se dió a conocer a Marcos Garcés, el joven turolense licenciando en Sociología y con estudios en Ciencias Políticas que, desde que se lanzara a escribir esta carta, ha ocupado varios espacios en la prensa nacional. UPA también presentó en este artículo a Javier Ramos, un agricultor extremeño licenciado en ADE y con un máster en Comercio Internacional. Y desde ASAJA, hace años que promocionan la figura de Paola del Castillo, una tarifeña licenciada en Historia del Arte, formada en ADE y presidenta de ASAJA Joven que gestiona una explotación ganadera.

El mundo cambia mucho y muy rápidamente y, aunque más despacio, esos cambios también llegan al sector agrario y a nuestros pueblos. Hoy día ya no es agricultor o agricultora “el que no vale para estudiar” (aunque se sigan dando casos). La mayoría de los jóvenes que deciden quedarse en las fincas familiares y ser empresarios agrarios lo hacen por verdadera vocación y, cada vez son más los que previamente se forman como ingenieros agrícolas o agrónomos (aunque hay estudios que afirman que la preparación de los agricultores españoles es inferior a la de otros europeos).

Por otra parte, creo que cada vez somos más (servidora incluida) los que consideramos que tener un pueblo es tener un tesoro y que “ser de provincias” es un lujo en lugar de algo despectivo. Le estamos dando la vuelta a la tortilla y a aquellas películas de Paco Martínez Soria, porque ahora tan cateto es el que se pierde en la gran capital, como el que sólo ve a los pollos en el supermercado.

La falta de conocimiento de la sociedad sobre nuestra agricultura y nuestro medio rural es evidente y, tristemente, suscita un interés más bien escaso. En un mundo dominado por el poder de las urbes es más que oportuno valorar tanto a quien ayuda a vertebrar el territorio como a quien produce los alimentos que tres veces al día nos llegan a la mesa.  

Por ello, (aunque a algunos no nos parezcan noticiosos) sean más que bienvenidas todas estas informaciones que ayudan a poner el foco de atención en una realidad que para muchos sigue siendo invisible.

11/09/15
Opinion Lacriba.net

Elecciones agrarias: la promesa incumplida de Isabel García Tejerina

“¿Esto es noticia?”. “¿Qué actualidad tiene?”. “¿Por qué quieres hablar ahora de elecciones agrarias?”. “¡No lo menees, no lo menees…!” Estas son las reacciones con las que me encontré cuando comencé a contactar con varias fuentes de información para hacer un artículo sobre las elecciones al campo.

Elecciones agrarias: la promesa incumplida de Isabel García Tejerina

Quería escribir sobre qué pensaban los representantes de varias organizaciones profesionales agrarias de un proceso que el ex ministro Miguel Arias Cañete lanzó con muchas ganas al inicio de la legislatura y que su sucesora, Isabel García Tejerina, finalmente no ha culminado —a pesar de que afirmó que sí lo haría—.

Sin embargo, la mayoría de las respuestas obtenidas me han demostrado que es un asunto sobre el que poco interesa hablar y que, casi me atrevería a decir, molesta. 

Mis fuentes tenían razón: esta información no es de actualidad. Pero, ¿seguro que no hay noticia? Yo diría que sí, sobre todo para quienes, de vez en cuando, nos gusta utilizar la memoria y hacer análisis.

¿Por qué quiero hablar de las elecciones agrarias? Porque fue un tema que calentó muchas cabezas y muchos ánimos (incluido el mío) cuando el ministro Miguel Arias Cañete, en un duro momento de crisis económica, se volcó en hacer una ley que nadie pedía sobre la representatividad de las organizaciones profesionales agrarias y que crea el Consejo Agrario.

Porque fue una iniciativa en la que se invirtió tiempo, trabajo y dinero de funcionarios, políticos y afectados… Finalmente, ¿para qué?

Porque es una normativa que, con toda seguridad, el equipo del actual Ministerio de Agricultura se colgará como medalla legislativa, a pesar de que, desde hace más de un año, dicha medalla no es más que papel mojado.

Un incumplimiento… y un alivio

Aunque fue el 26 de junio de 2014 cuando el Congreso de los Diputados le dio luz verde a esta Ley, su puesta en marcha todavía no ha sido efectiva a falta de reglamentos o reales decretos que la desarrollen. 

Esta situación quizás demuestre lo que muchos pensamos y dijimos en su momento: este proyecto, más que una necesidad del sector agrario ha sido una cabezonería de Cañete, puesto que, desde que dejó Atocha y puso un pie en Bruselas, el impulso de culminarla se desinfló.

Su sucesora, a pesar de que en un principio se quiso mojar en el charco de Cañete, finalmente ha optado por ser más práctica y pasar de lado para no salpicarse. Menos aún de cara a unas elecciones generales que se presentan muy complicadas.

Mucho he cribado y se ha debatido sobre las elecciones agrarias en este blog, contando a quién le interesaba celebrarlas y a quién no; cuestionando si era el momento apropiado para unos comicios que en muchas comunidades autónomas nunca se han celebrado ni se celebrarán; planteando dudas sobre una Ley que presentaba pocas garantías electorales. [Ver artículos: Elecciones agrarias: democracia para el campo VS el desquite de CañeteElecciones agrarias… qué será, será? (I)Elecciones agrarias… qué será, será (II)].

Ahora, cuando ya se hace balance del trabajo hecho en los últimos cuatro años, las elecciones agrarias quedan como una promesa incumplida de García Tejerina.

Inclumplimiento con el que, por otra parte, muchos respiran aliviados

9/06/15
Opinion Lacriba.net

Saber los beneficiarios de la PAC, ¿transparencia o intromisión?

Saber quiénes son los beneficiarios de la PAC y en qué medida, ¿es una cuestión de transparencia o una intromisión en los datos del agricultor? Esa es la duda que llevo mascando desde hace un par de días y que no llego a resolver.

Desde el pasado 1 de junio, cualquier ciudadano puede conocer qué agricultores o empresas agrarias reciben ayudas públicas de la PAC y en qué cantidad. Según explica el Fondo Español de Garantía, FEGA, en esta página, se trata de una norma que se ha puesto en marcha para el período 2015-2020 y que afecta tanto a los beneficiarios de fondos FEAGA (agrarios) como FEADER (de desarrollo rural).

Sin embargo, no es algo nuevo, sino un segundo intento de lo que ya se inició el 30 de abril de 2009

Por aquel entonces, la Unión Europea estaba inmersa en su obsesión por la transparencia y pensó que hacer público quiénes recibían ayudas públicas de la PAC y en qué cantidades ayudaría, no sólo a conocer a los beneficiarios, sino a legitimarlas un poco más de cara a la sociedad civil.

La entonces comisaria de Agricultura y Desarrollo Rural, Mariann Fischer Böel, explicó: “los ciudadanos tienen derecho a conocer el destino de su dinero. La transparencia también mejorará la gestión de estos fondos, gracias a un control público reforzado de su utilización. Sólo de esta forma garantizaremos un debate informado sobre el futuro de la Política Agrícola Común. Queda pendiente la cuestión de Alemania”.

Y es que, al parecer, el país germano tenía problemas jurídicos que impedían publicar dichos datos, cuestión que un empresario agrario alemán llevó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea y por la que, en noviembre de 2010, se anuló dicha norma.

Ahora, casi cinco años después, la Comisión de Agricultura vuelve a ponerla en marcha asegurando en un comunicado que “la transparencia tiene que ser equilibrada con el respeto a la vida privada de los beneficiarios y la protección de datos personales”.

A pesar de ello, mi duda sigue siendo ¿dónde está el límite entre el derecho del contribuyente a saber qué se hace con su dinero y el derecho del agricultor a la protección de sus datos? 

En España hace poco que empezamos a poner en práctica esta transparencia, pero con cargos públicos. De esa manera, ahora podemos saber qué cobra y qué tiene un diputado, un senador o un ministro. El Gobierno ha hecho una Ley de transparencia y ha abierto un portal con el mismo nombre [en el que, por cierto, no es tan fácil encontrar lo que uno busca]. Pero lo dicho, principalmente hacia organismos, instituciones o personas públicas. 

Entiendo que la Comisión Europea, tras el toque de atención del Tribunal de Justicia en 2010 y los años que ha tardado en retomar la norma, esta vez no se va a pillar los dedos.

Aún así, me pregunto ¿para qué sirve? Además de para cotillear sobre cuál es la PAC de mi primo, mi vecino o mi jefe, o de constatar que la Reina de Inglaterra y los Alba son los que más ayudas obtienen (obviamente, porque son de los que más tierra poseen), ¿esta norma va a conseguir mejorar el sector agrario? ¿O acaso es una cuestión de salud y educación democrática a la que nos debemos habituar todos ciudadanos?

Querido lector, siento no tener las luces necesarias para salir de mi duda. ¡Ojalá tú veas más allá y me des las que necesito!

4/05/15
Opinion Lacriba.net

Las cruces de Barato, Lumbreras y Cabezas

Las cruces de Barato, Lumbreras y Cabezas

Pedro Barato en primer plano.

Seguro que pocos se habrán quedado indiferentes cuando se hayan enterado de que las Grandes Cruces del Mérito Agrario, Pesquero y Alimentario de 2015 han ido para el presidente de Asaja Nacional, Pedro Barato, y para el periodista César Lumbreras. Y no porque no cumplan con los requisitos establecidos por la normativa que regula dichas condecoraciones, si no más bien porque son dos grandes veteranos del sector que levantan pasiones, a favor o en contra. 

Pedro Barato, además de ser el presidente de Asaja y de la Interprofesional del Aceite de Oliva, es el único dirigente de una organización agraria nacional que todavía no ha dejado paso a un sucesor —actualmente parece que atraviesa por una etapa de complejas críticas internas—. Asimismo, como se puede constatar en multitud de imágenes, es uno de los que más les ha bailado el agua al ex ministro Miguel Arias Cañete y a su sucesora Isabel García Tejerina (un baile que algunos apuntan que es más personal que de la propia organización que dirige).

Las cruces de Barato, Lumbreras y Cabezas

Miguel Arias Cañete, César Lumbreras y Pedro Barato.

César Lumbreras es el director de Agropopular, programa decano sobre agricultura en la radio que en 2014 celebró sus 30 años en antena. Agropopular se emite los sábados al punto de la mañana, y según la EGM tuvo 612.000 oyentes en 2014 y 547.000 en 2015. Me constan las buenas relaciones entre Lumbreras y Arias Cañete, que fue contertulio suyo antes de volver a ser ministro. Asimismo, el periodista también es conocido por su peculiar tirria a Agroseguro —las malas lenguas dicen que porque no hace publicidad en su programa, algo que no termino de creer porque sería impropio de un periodista de su nivel—.

Por otra parte, quienes tengan años y memoria se acordarán de Francisco Cabezas, quien recibirá la Gran Cruz de la Orden Civil al Mérito Medioambiental. Cabezas es un sesudo murciano que también levantó pasiones cuando se curró el Libro Blanco del Agua en la época de Aznar, cuando propuso y defendió el polémico trasvase del Ebro.

Las cruces de Barato, Lumbreras y Cabezas

Francisco Cabezas.

Y para terminar, la última Gran Cruz al Medio Ambiente será para Manuel Pulgar-Vidal, ministro de Ambiente de Perú, donde el año pasado se celebró la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de la que nuestra ministra, más agraria que ambiental, regresó bastante satisfecha.

Siempre me he preguntado quién, cómo y por qué decidían a los elegidos para recibir estas condecoraciones. Parece que a veces sirve para reconocer una trayectoria a punto de culminar, otras para bendecir las relaciones con ministros vecinos o grandes empresarios [la de la última foto de este artículo, no es una figura de cera, es ¡Esther Koplowitz!], y en ocasiones, según se rumorea, incluso se ha usado para conseguir favores políticos en duras negociaciones con organizaciones agrarias. (Pero eso, insisto, es un rumor del pasado, sin confirmar).

Las cruces de Barato, Lumbreras y Cabezas

Esther Koplowitz recibió la Cruz al Mérito Medioambiental en 2013.

En esta ocasión, visto desde fuera, da la sensación de que las condecoraciones han coincidido con agradecimientos de García Tejerina e incluso de su predecesor, Arias Cañete.

El Ministerio de Agricultura anunció quiénes recibirían estas grandes cruces el último día de abril, fecha bien apropiada ya que al día siguiente comenzó el mes de las flores y de las… ¡cruces!

Todavía no se sabe cuándo se hará la entrega, aunque una fuente fidedigna me comenta que Lumbreras ya puso la condición de que si se la daban, que no le hicieran madrugar.

Y es que madrugar en sábado, ¡eso si que es una gran cruz!

En fin… ¡Buena semana!

24/04/15
Opinion Lacriba.net

Asociaciones de mujeres rurales, ¿cada oveja con su pareja?

Estoy convencida de que este artículo sólo interesará a quienes les sigue gustando el politiqueo. Por eso, de entrada, le auguro pocos lectores, aunque en realidad, lo que me parece importante es el análisis de las imágenes. Os cuento.

Asociaciones de mujeres rurales, ¿cada oveja con su pareja?

El otro día, revisando noticias retrasadas en prensa digital, me encontré con esta imagen del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la inauguración del I Congreso Internacional La voz de las mujeres rurales en el mundocelebrado en Ciudad Real el pasado 8 y 9 de abril. 

La fotografía podría tener muchas lecturas. La facilona es el “interés” que despierta la mujer rural en el actual gobierno, puesto que Rajoy anunció la próxima aprobación de un Plan para la promoción de las mujeres del medio rural. La siguiente lectura, el trabajo y esfuerzo que ha hecho la diputada del PP y presidenta de Afammer, (Confederación de Federaciones y Asociaciones de Familias y Mujeres del Medio Rural) Carmen Quintanilla, para conseguir arrastrar hasta dicho congreso a todos sus “jefes”.

De cara a la batalla prevista en las elecciones autonómicas, otra lectura sería la gran preparación que están realizando las huestes del PP en Castilla La Mancha. [Ya comentamos aquí cómo el adelanto de casi ocho meses de la II Cumbre Internacional del Vino también desprendía cierto olor a electoralismo]. E, incluso siguiendo las intrigas internas que se rumorean sobre el Partido Popular, me preguntaría por qué De Cospedal se colocó en esta fotografía tan de perfil.

Sin embargo,  ninguno de estos pensamientos fue el que me vino a la cabeza cuando vi esta imagen de la cúpula del PP con Afammer.

Asociaciones de mujeres rurales, ¿cada oveja con su pareja?

Lo que refresqué en mi memoria fueron estas otras fotografías en las que la ex-vicepresidenta del Gobierno de Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega, se hizo con Fademur (Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales vinculada a UPA) cuando ya se había marchado del ejecutivo y le sustituyó en el cargo Alfredo Pérez Rubalcaba.

Luego, pensé en que la presidenta de Amfar, (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural), Lola Merino, también de Ciudad Real, vinculada con ASAJA y con el PP, no estaría precisamente muy satisfecha con esta fuerza política demostrada por Afammer. 

En su día ya contamos las afinidades políticas de las asociaciones de mujeres rurales. A pesar de ello, hay que decir que todas se han sentado en la mesa con la actual ministra Isabel García Tejerina y que también fueron recibidas por sus predecesores. 

No obstante, las imágenes hablan solas y queda claro quién tiene el poderío para organizar un evento multitudinario en función de quien gobierne.

Asociaciones de mujeres rurales, ¿cada oveja con su pareja?

Habiéndome criado en un pueblo y conociendo de primera mano cómo es la vida en el medio rural, entiendo la labor que hacen estas asociaciones —a las que hay que añadir la Confederación de Mujeres del Mundo Rural, CERES (de COAG) y la Federación de la Mujer Rural, Femur—.

Ojalá, entre todas, consiguieran mayores pasos para mejorar la vida de las mujeres rurales y el estatus de las agricultoras.