–Mira, ¡ya viene el rey!

–¡Venga, venga!


–Por favor, los de prensa, dejen pasar, pónganse tras las columnas. ¡Tras las columnas! Cuando pase la comitiva, se incorporan.

–Ya ha pasado, ¿vamos?


–No, no, esperen un poco.


–¡Pero de lejos no vamos a ver nada!


–¡Y si no vemos, no lo podemos contar!


–Venga, ahora, ¡vamos!

–¡Viva España! ¡Viva el rey!

–¡Vivaaa!

–¡Que alto es el rey!


–Y hoy tiene como mal color, ¿no te parece?


–Igual son los focos de la feria.


–Yo lo veo envejecido. En la tele parece más joven.


–¿Cuantos años tiene el rey?


–50 hizo el otro día. ¿No te acuerdas del vídeo familiar por su cumpleaños?…

–¡Y qué de seguridad lleva!

–Sí, son los que llevan una “chapica” redonda en la solapa. 
Esos que te miran con cara de perro…

–Perro. ¿Y este perro que hace en mitad de la comitiva?


–También es de seguridad, rastreador.


–¿Y ese tipo tan alto que lleva algo parecido a un guardatrajes de viaje?


–No sé… Qué será?


–Imagínate: igual un arma de defensa plegable.


–Yo que trabajo en temas de seguridad creo que es una especie de parapeto desplegable antibalas.


–Ah, ¿sí? ¡Madre mía!


–Mira, se va a parar a saludar en este stand.


–¿Y por qué?


–Sé que lo han pedido a la organización. Es una empresa que exporta mucho a la zona de Arabia y allí, si tienen una foto con el rey, se les pueden abrir puertas. Ya sabes.

Y mira, en ese otro stand el rey no para de preguntar. ¿Qué le habrá interesado?

–¡Vamos a preguntar! Oiga, acaba de hablar con el rey, ¿qué le preguntaba?

–Por el uso de las últimas tecnologías en la maquinaria agrícola.

–Muy bien, ¡gracias!

–Mira, se vuelven a parar en otro stand de tractores. ¿No se va a montar en ninguno?

–No  creo. Pero si fuera su padre, ya se habría subido y tendríamos la foto de la jornada. 

–¡Viva el rey!

–La gente que saluda al rey se queda emocionada, ¿verdad?

–¿Cuánto más va a durar esta comitiva? Uno empieza a cansarse…

–No mucho, están siendo bastante puntuales. 

–Dicen que estamos a punto de terminar. Mira, ya cierran las puertas.

–Chicos, esto se ha terminado…

–Ya me están pasando algunas fotos de la inauguración. Mirad, esta parece buena: el presidente autonómico parece tan alto como el rey, ja, ja, ja…

Sin duda, la presencia del rey Felipe VI en la inauguración de FIMA 2018 fue un gran apoyo a la feria más importante de agricultura en España y todo un gesto para el sector agrario nacional. Aunque lo que le aporta regusto al “paseíllo”, a los saludos y a los vítores son los comentarios espontáneos del público que, más o menos asombrado, presencia este tipo de eventos.

Escrito por Elisa Plumed

Periodista experta en agricultura y alimentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *