31/10/14

La nueva PAC y el fin de los derechos históricos

A pocos meses de comenzar la próxima campaña de la PAC, la aplicación práctica de su última reforma preocupa a los agricultores, quienes están ansiosos por saber si dentro de un año cobrarán lo mismo que en 2014.

Organizaciones agrarias, cooperativas, entidades financieras o empresas privadas celebran continuamente jornadas por todo el territorio para ofrecer un poco de luz en este asunto, (pese a que, probablemente, hasta dentro de un año ningún profesional agrario sepa con exactitud cuánto va a recibir).

Precisamente, ha sido es en este momento de mayor incertidumbre a pie de campo cuando Cajamar ha publicado “Reflexiones en torno a la PAC”, un exhaustivo informe sobre la PAC 2015-2020 realizado por varios eruditos de la política y de la economía agraria, europea y española.

La nueva PAC y el fin de los derechos históricos

Aunque en dicha publicación tampoco se dice lo que, hoy por hoy, más le interesa al agricultor, sí que se insiste en cuáles son las bases que definen la actual PAC. Se trata de cuestiones “teóricas” importantes que van a condicionar la próxima reforma de 2020 (o incluso la reforma intermedia de 2017) y que pueden servir para que el profesional agrario oriente su explotación de cara al futuro.

La reforma del Pago Único representa el principio del fin de los derechos históricos, ligados a sistemas de producción, en los pagos directos. Esto es lo que concluyen las investigadoras Irene Blanco e Isabel Bardají en la publicación de Cajamar. Está claro que en Bruselas se plantean que los 28 deben ir hacia unos pagos más equitativos, no ligados a la producción, la explotación o al agricultor, sino a la tierra. De esta forma, se conseguirá en un futuro caminar hacia la convergencia, de manera que dos superficies de tierra similares en la Unión Europea reciban pagos semejantes, estén la fincas en España, Bulgaria o Lituania.

España ha hecho un tremendo encaje de bolillos para conseguir la cuadratura del círculo —o como explicaba otro artículo de este blog, un “statu quo”—: que los agricultores noten “mínimamente” los importantes cambios introducidos en la nueva PAC. “Se ha optado por una convergencia parcial, no se va a aplicar el pago redistributivo y el pago verde de calculará proporcionalmente al pago básico recibido por el agricultor”, explican en la publicación. Como también se contó aquí, puede que esta convergencia parcial se convierta en “pan para hoy y hambre para mañana”.

Esto ha supuesto que la Comisión de Agricultura haya optado por dar una gran flexibilidad a los estados miembro, de manera que el resultado de la aplicación de la actual reforma será muy diferente en los 28 estados miembro.

Por otra parte, el polémico greening o el Pago verde ha venido para quedarse,  puesto que es la única forma de legitimar, de cara a la sociedad civil, unas ayudas públicas que únicamente recibe la agricultura y que proceden de los impuestos de todos europeos.

“El nuevo sistema de pagos directos” es el primer capítulo de las interesantes “Reflexiones en torno a la PAC”, análisis que, por su interés, seguiremos cribando en próximos artículos.

11/09/14
Bandera de la UE

Phil Hogan no necesita eslogan

Hogan no necesita eslogan. Eso es lo que se puede leer en la página web del, con toda probabilidad, futuro comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la Unión Europea, Phil Hogan: www.philhogan.ie/. Y tras esta rima se añade “21 años de experiencia en Fine Gael” el partido irlandés conservador y democristiano al que pertenece el futuro responsable del sector agrario europeo.

Hogan no necesita slogan

El perfil de Hogan es de un político de carrera que ha sido parlamentario, ministro de Hacienda en los 90 y de Medio Ambiente, Comunidad y Gobierno Local desde marzo de 2011 hasta el pasado mes de julio. Fue entonces cuando la principal fuerza irlandesa vencedora en las elecciones europeas de mayo lo eligió como futuro comisario en representación de Irlanda. De esta forma, Hogan llegará a la Comisión de Agricultura habiendo pasado por un proceso diferente al de su colega, el español Miguel Arias Cañete, quien dejó el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, para ser la cabeza de lista de su partido, eurodiputado y, posiblemente, futuro comisario de Clima y Energía.

Y es posiblemente porque ambos, al igual que los otros comisarios designados por el presidente, Jean-Claude Juncker, deben pasar una especie de reválida o examen ante el Parlamento Europeo, que es quien dará su visto bueno definitivo.

De esta forma, tras el último mandato del rumano Dacian Ciolos, la cartera de Agricultura y Desarrollo Rural pasa de un político con amplios conocimientos técnicos en el sector agrario —es ingeniero agrónomo, especializado en horticultura y agricultura ecológica en Montpellier— a otro cuya principal experiencia previa con este ámbito está más ligada al medio rural y al medio ambiente.

Lo que sí se ha cumplido es esa “tradición” política de entregar la cartera de Agricultura, (una de las más importantes porque maneja un tercio del presupuesto total de la Unión) a un país que no sea un gran perceptor de las ayudas agrarias, como es el caso de Francia, Alemania o España.

Desde España, una de las reacciones sobre el nombramiento de Hogan ha sido la del director de Relaciones Internacionales de ASAJA, Ignacio López, quien ha dado la bienvenida al futuro comisario y ha reconocido la buena sintonía que en materia agraria siempre ha existido entre España e Irlanda. Por su parte, según informa Besana, COAG y UPA también han felicitado al futuro comisario, planteándole determinados retos como la defensa de la agricultura familiar.

Desde su país natal, Hogan también ha recibido todo el apoyo del sector irlandés, y varios han destacado que se trata del segundo político de Irlanda que ocupa la cartera de Agricultura, ya que entre 1989 y 1993 estuvo Ray McSharry, quien a partir de 1992 dio el gran giro de 180 grados de la Política Agraria Común, cambiando los apoyos a los precios por las ayudas por la producción.

Hay quien dice que con la puesta en marcha de la nueva PAC para el período 2015-2020, el nuevo comisario Hogan tendrá poco margen de maniobra. Sin embargo, para 2016 ó 2017 se prevé una revisión de dicha reforma, además de que se tendrán que diseñar el futuro la única política común de Europa más allá de 2020.

Tiempo al tiempo.

17/07/14
Opinion Lacriba.net

La alargada sombra del PSOE de Andalucía llega a la Eurocámara

Mucho se habla en estos días del triunfo de Pedro Sánchez como futuro líder socialista y del apoyo de Susana Díaz para conseguirlo. Todo el mundo sabe que Andalucía es el gran granero de votos del PSOE y por eso a veces ocurre eso de que, donde ponga el ojo un socialista andaluz, ¡qué difícil lo tienen el resto!

Algo así es lo que debió pasar en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo conformada el pasado 7 de julio en Bruselas. Según me cuentan, la eurodiputada socialista Iratxe García, a regañadientes, tuvo que dejar de ser miembro de esta Comisión y pasar a ser suplente para que su colega andaluza, Clara Aguilera, fuera nombrada titular y, además, vicepresidenta de la misma. “¡Ya sabes el peso del PSOE de Andalucía!”, me comentaron.

Durante los últimos cinco años esta vallisoletana, —posiblemente, cercana a la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez— consiguió hacerse con el sector agrario, formar buen tándem con la eurodiputada popular Esther Herranz y así defender los intereses de España en las negociaciones de la PAC para 2014-2020.

Con seguridad, García se dio cuenta de la importancia de Agricultura en la Unión Europea (la PAC supone un tercio del presupuesto total) y por ello me dicen que se ha quedado con mal sabor de boca a pesar de que, actualmente, preside la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género y forma parte de la de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y de la Conferencia de Presidentes de la Comisión.

La alargada sombra del PSOE de Andalucía llega al Parlamento Europeo

Clara Aguilera sujeta unos plátanos.

Ahora es la andaluza Clara Aguilera la principal voz de los socialistas españoles en la Comisión de Agricultura de la Eurocámara. Ex gerente de FAECA Granada, ex diputada del Parlamento de Andalucía y ex consejera de Agricultura, esta política —que cuando está en confianza confiesa su alma de actriz hollywoodiense— conoce profusamente el sector agrario andaluz y por ende, gran parte del español.

¿Será capaz de conformar equipo con la veterana popular Esther Herranz en defensa de los intereses españoles? Y, por otra parte, ¿le pedirá consejo a la que fuera secretaria general en su Consejería, Maria Isabel Salinas, que la precedió en dicho cargo comunitario entre 2004 y 2007?

Junto a Aguilera, los otros españoles que forman parte en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural son Esther Herranz —eurodiputada desde 2002— y una de las más populares para el agro español, y dos más desconocidos: el valenciano Jordi Sebastià de Compromis (Los Verdes/Alianza Libre Europea) y la gallega Lidia Senra Rodríguez de Alternativa galega de esquerda en Europa (Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica).

Pero si entre los titulares de la Comisión de Agricultura hay de todo, todavía resulta más curioso conocer a los suplentes. Entre ellos, la también veterana eurodiputada del PP Pilar Ayuso, la mencionada Iratxe García, el vicepresidente del Parlamento Europeo y ex barón popular, Ramón Luis Valcárcel y la gran expectación política de los últimos meses: Pablo Iglesias.  

Junto a ellos, se mantienen algunos relevantes eurodiputados del agro de la anterior legislatura como el francés Michel Dantin, el italiano Paolo de Castro, los alemanes Albert Dess y Martin Häusling, el británico James Nicholson y el francés José Bové, agricultor ecológico que el destino le hizo pasar de incendiar McDonalds (como rechazo al imperialismo de las multinacionales) a ser diputado europeo.

¡Ah!, un último apunte para finalizar este colorido recorrido de eurodiputados: el más longevo de todos, el griego Emmanouil Glezos, de 92 años, también está en el banquillo agrario… aunque juega de suplente. 

8/05/14
Bandera de la UE

Tensión en Bruselas por el futuro de los grupos consultivos de Agricultura

Los representantes de las cooperativas y organizaciones profesionales agrarias en Bruselas están más que preocupados. La Comisión Europea está ultimando una reforma de los grupos consultivos, esos foros de debate que tratan “el día a día” de los diferentes y variados subsectores agroalimentarios comunitarios.

Estos grupos consultivos (que actualmente son unos 40, en función de los subsectores agroalimentarios) reúnen varias veces al año, en la capital belga, a representantes sectoriales de los diferentes eslabones de la cadena alimentaria (productores, industriales y comercializadores), además de otras voces como ecologistas, consumidores, etc. En total, a las reuniones de cada grupo pueden asistir alrededor de unas 70 u 80 personas, procedentes de los 28 estados miembro y que, en principio, son conocedores de una determinada producción (cítricos, herbáceos, leche, etc).

Tensión en Bruselas por el futuro de los grupos consultivos de Agricultura

Pues bien, según nos cuentan los expertos comunitarios de ASAJA Bruselas (Pedro Narro) y Cooperativas Agroalimentarias, (Gabriel Trenzado) la Comisión Europea está ultimando una reforma de estos grupos consultivos. Los cambios previstos van en dos sentidos: en primer lugar, en reducir a 14 las varias decenas de grupos consultivos actuales, lo que sienta un precedente de comprimir los debates con el sector. Sin embargo, según añade Trenzado “la Comisión de Agricultura asegura que se van a mantener el mismo número de reuniones. Es decir, si un grupo está formado por Frutas y Hortalizas, Vino y Olivar, las citas se diferenciarán por sectores”.

¿A qué se debe este cambio? El responsable de relaciones internacionales de Cooperativas Agroalimentarias de España afirma que “la DG Agri lo argumenta en el cambio que ha experimentado la Política Agraria Común. La PAC ya no gestiona mercados, ha eliminado casi todas sus herramientas de gestión, apenas hace seguimiento de las campañas,… En cierta manera, tiene su lógica”, reconoce Trenzado.

Sin embargo, la medida que más “duele” a los representantes de los profesionales agroalimentarios es la que pretende abrir dichos grupos consultivos a otros colectivos de la sociedad civil, lo que quitará presencia a los profesionales del agro, reconocidos como miembros de la “sociedad económica”. “Por ejemplo, quienes formamos parte del COPA-Cogeca nos reducirán el número de asistentes, en favor de otros colectivos que ya tiene voz en otros foros como el CESE, el Comité de las Regiones, el Parlamento Europeo,…”, señala Pedro Narro, de ASAJA Bruselas.

Las razones que señala la Comisión de Agricultura en este punto es que la PAC es cuestión de todos y por ello hay que abrirla a la sociedad civil. Pero la argumentación no convence a los agricultores: “de esta forma, los grupos consultivos van a perder su naturaleza y la DG Agri perderá el contacto con la gente del sector“, afirma Trenzado. Por su parte, Pedro Narro considera que la Comisión sigue la máxima de “divide y venderás” y, —según cuenta en su blog “Bruseleando”— opina que está creando unos “consultores a medida”.

Además, ambos expertos en las negociaciones agrarias en Bruselas coinciden en que España tiene mucho más que perder que otros estados miembro, puesto que por su gran diversidad de producciones está interesada en participar en casi todos los grupos consultivos existentes. Por ello, los líderes de Cooperativas Agroalimentarias, ASAJA, COAG y UPA escribieron el pasadom es de marzo una carta al comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos, manifestándoles su malestar al respecto.

La misiva fue respondida por otra “carta tipo” firmada por George Hausler que se ha enviado a la multitud de quejas elevadas desde las diferentes partes de la Unión Europea.

La decisión final que tome la cartera de Ciolos se espera para el próximo 30 de mayo y la entrada en funcionamiento del nuevo sistema será para el próximo 1 de julio. Narro y Trenzado coinciden en que “todo el pescado está vendido”, por lo que lo que queda es esperar a ver cómo se sigue desarrollando la gestión y el trabajo de los grupos consultivos de Agricultura.

 

22/04/14

Agricultor activo, derechos de pago único, años de referencia… las dudas de la PAC

La letra pequeña de la aplicación de la PAC 2015-2020 en España está generando muchísimo más interés entre las gentes que reciben los pagos directos de la PAC que la propia negociación en sí. Desde inicios de año —cuando se dió luz verde a la reforma en nuestro país— son muchos los que han preguntado en las diferentes administraciones (locales y autonómicas) eso tan recurrente que se puede resumir en la expresión coloquial “¿qué hay de lo mío?”.

Aunque, con toda probabilidad, todos los puntos y comas de la futura PAC 2015-2020 (que, inicialmente, debería haber comenzado en el actual 2014) no estén puestos hasta principio del próximo año, la cantidad de dudas expuestas y expresadas hizo que el pasado 27 de marzo, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente publicara, a través del FEGA, un escrito donde se responde a las preguntas más frecuentes de la Reforma de la PAC 2015-2020.

Agricultor activo, derechos de pago único, años de referencia… las dudas de la PAC

La cuestión del agricultor activo es una de las que más preocupa, puesto que condiciona el perfil de perceptor de ayudas. [En este sentido, en este blog hemos podido experimentar que uno de los artículos más leídos, mejor posicionados en internet y que más debates han suscitado es el titulado “Agricultor activo: hecha la ley, ¿hecha la trampa?“, lo que manifiesta el interés por dicha figura].

Según el documento del FEGA, el primer año fiscal de referencia para saber si un agricultor es activo o no será 2014, (aunque también podría tomarse 2013). Posteriormente, se hará una comprobación anual para asegurarse de que el perceptor de las ayudas tiene un mínimo de actividad agraria, ya que, tal y como se decidió en España, podrán cobrar los derechos de pago único aquellos que demuestren que al menos el 20% de sus ingresos anuales procede del sector primario.

Agricultor activo, derechos de pago único, años de referencia, ventas o arrendamientos de tierras, situación de jubilados y de jóvenes agricultores… Esos son, en general, los asuntos expuestos en las preguntas que se responden “a título informativo y sin carácter legal” en el documento publicado por el FEGA y que a continuación desglosamos:

1º-¿Quién puede recibir los derechos de pago básico en 2015?

2º-¿Cómo afectan las cesiones de derechos de pago único que se hagan en 2014 sobre la asignación inicial de 2015? 3º-¿Y las ventas o arrendamientos de tierras que se hagan después de cerrado el período de cesiones de 2014? 4º-Si soy nuevo agricultor, ¿cómo puedo recibir derechos?, ¿cómo puedo cumplir los requisitos de agricultor activo? 5º-Tengo arrendadas mis tierras y mis derechos de pago único, ¿qué ocurrirá cuando concluya el arrendamiento si concluye en 2015 o un año posterior? 6º-Hasta ahora, cobraba la PAC (pago único), pero las tierras las llevaba otra persona a la cual no cobraba un canon de arrendamiento al considerar el importe de la PAC el precio del arrendamiento. ¿Puedo continuar así? 7º-Estoy jubilado, pero sigo manteniendo mi actividad agraria. ¿Podré recibir derechos en 2015? 8º-Hasta ahora vengo solicitando la PAC todos los años, pero sin tener derechos de pago único y sin recibir ningún pago directo. ¿Podré recibir derechos en 2015? 9º-¿Cuál será el año de referencia para comprobar los ingresos agrarios y saber si un agricultor es activo? ¿Se hará la comprobación todos los años? 10º-Si soy un agricultor joven que me incorporo por primera vez a la actividad agraria, ¿cómo puedo acceder a las nuevas ayudas de la PAC? Asimismo, también el FEGA expuso dos consultas, —una sobre la transferencia de una explotación ganadera y otra sobre la peculiaridad de los pastos comunales— que también adjuntamos aquí.

Nota importante: Ver artículo “Agricultor activo: una figura “imposible” para la Unión Europea” para conocer los cambios acaecidos con este concepto a partir de diciembre de 2014.

2/04/14
Jaime Lamo de Espinosa ok

Suárez, un hombre sensible con la agricultura, según Lamo de Espinosa

Con el funeral de Estado del presidente Adolfo Suárez se ha cerrado más de una semana en la que, cualquier ciudadano español que se precie, ha experimentado un “remember” o “revival” de la Transición. Pero ¿qué visión de la agricultura tenía el primer presidente de la Democracia española?

Suárez, un hombre sensible con la agricultura, según Lamo de Espinosa

Según Jaime Lamo de Espinosa, uno de sus ministros del agro —tuvo tres, con Fernando Abril y José Enrique Martínez como predecesores—: “Adolfo Suárez era un hombre sensible a la agricultura. Las conversaciones con él eran fáciles porque las entendía y se interesaba”, explica, aludiendo a sus orígenes rurales donde la economía agraria tenía importancia. No en vano, según el ex-titular de Atocha, entre finales de los 70 y principios de los 80 el sector agrario suponía el 6% del PIB, más del 20% de la población activa y las importaciones eran muy superiores a las exportaciones.

Aunque el secretario general de ASAJA en Castilla León, José Antonio Turrado, aseguraba al día siguiente del fallecimiento del ex-presidente que el campo español “no experimentó cambios destacados en sus estructuras productivas y de comercialización en los primeros años de la democracia”, quien fuera su titular político, Jaime Lamo de Espinosa [obviamente] niega la mayor.

Según este último, —qué llegó a la cartera de Agricultura a los 36 años— uno de los objetivos marcados por el Gobierno de entonces fue la expansión de los sectores, “ir a producir el máximo posible, y así se consiguió incrementar la producción de maíz en un 25% y de la cebada en cifras similares; en remolacha se alcanzaron máximos históricos; se frenaron los arranques de olivar y se establecieron las primeras subvenciones a este cultivo; se diseñó un plan para el algodón y otro para el tabaco y el porcino y el ovino fueron a más”, enumera el ex-ministro.

En materia legislativa, la proliferación fue considerable, ya que se aprobó una Ley de Seguros Agrarios —”que está vista como una normativa modélica y se puede considerar la primera ley constitucional”, apunta Lamo de Espinosa—; la de Arrendamientos Rústicos, que sigue vigente hoy, y la Ley de Fincas, “que es manifiestamente mejorable. También intentamos sacar una Ley de Sanidad Vegetal, que finalmente no salió, y dimos luz verde a una Ley de Contratos agrarios que tuvo una vida muy corta”, señala.

Asimismo, quien fuera el titular del agro más destacado de la etapa de Suárez señala como otros logros la disolución de las Hermandades de Agricultores, el inicio de las organizaciones profesionales agrarias y la celebración de las únicas elecciones nacionales al campo que se han llevado a cabo hasta la fecha. “Apenas hubo quejas por parte de los colectivos agrarios” apostilla Lamo de Espinosa, —en clara relación a la situación actual, en la que COAG y UPA afirman públicamente que el tipo de comicios que quiere llevar a cabo Arias Cañete no es el más indicado—.

En cuanto a gestión, el ex-ministro de Suárez destaca la importancia de que se acordara con los colectivos agrarios negociar conjuntamente los precios de los productos “lo que nos llevaba 15 días de reuniones maratonianas” y respecto a políticas agrarias, recuerda con orgullo cómo, “tras la victoria de Suárez en las elecciones de junio del 77, se tomó el acuerdo de solicitar la adhesión de España en la entonces Comunidad Económica Europea. Esto nos llevó a adaptar al modo europeo los decretos de regulación de campaña y a formar en el Ministerio de Agricultura equipos de expertos sobre lo que entonces era la Unión Europea”.

Sin embargo, el logro que más satisfacción le produjo a Jaime Lamo de Espinosa durante su mandato fue “crear el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, bajo el concepto de la FAO, integrando a la industria agroalimentaria dentro de esta cartera”.

¿Y cuál fue la espinita que se le quedó de su etapa en Atocha? “Tener más presupuesto para hacer regadíos, porque entonces estábamos en una importante crisis económica con un sistema fiscal poco recaudatorio”. ¿Algo más? “Sí, me hubiera  gustado que en la Constitución, el Gobierno nacional conservara más competencias, como la investigación, para que no se reiteren proyectos sobre lo mismo en diferentes centros de España”.

Sin duda, todo un remember y revival del agro en la etapa de Suárez, que Jaime Lamo de Espinosa explica con más detalle en esta carta.

19/03/14

Los españoles, entre los europeos que menos conocen la PAC

Los españoles están entre los europeos que menos conocen la PAC. Esta es una de las conclusiones que desprende el último Eurobarómetro específico sobre la PAC hecho público el pasado 10 de marzo. Según el informe elaborado por la Comisión Europea en noviembre de 2013, los ciudadanos de España son los terceros que más desconocen la Política Agraria Comunitaria, por detrás de italianos (50%) y británicos (48%). Entre los ciudadanos europeos que más saben sobre dicha política se encuentran los lituanos, daneses o suecos. [Ver tabla]

Los españoles, entre los europeos que menos conocen la PAC

En esta misma línea, tampoco son muchos los españoles encuestados que conocen esta política en profundidad, —un cinco por ciento— cifra que contrasta con el 15% de polacos o lituanos que aseguran saber sobre sus detalles, el 14% de eslovenos o el 13% de irlandeses y rumanos.

Sin embargo, pese a que los resultados de las estadísticas en España están por debajo de la media, la buena noticia es que superan con creces los resultados del Eurobarómetro realizado sobre la PAC en 2009. Entonces el desconocimiento de los ciudadanos europeos sobre la PAC era mayor y en España fueron más del 67% de los encuestados los que aseguraron que no habían oído nunca nada de ella.

A tenor de los resultados del último Eurobarómetro realizado sobre la PAC, las campañas de información sobre la Política Agraria Común han sido más eficaces entre los ciudadanos de Malta (donde el desconocimiento se ha reducido del 79 al 37% de desconocimiento); Hungría (del 73 al 29%) y de Alemania (del 69 al 27%).

Por todo ello, la Comisión de Agricultura, con su comisario, Dacian Ciolos, a la cabeza, se encuentran satisfechos, puesto que el conocimiento de la PAC al final de su mandato ha subido una media de más de 20 puntos, pasando del 41% de los ciudadanos que nunca habían oído hablar de ella en 2009 al 64% que actualmente afirman conocerla.

Los españoles, entre los europeos que menos conocen la PAC

Respecto a las ayudas europeas a los agricultores, gran parte de los ciudadanos comunitarios las aprueban, el 61% son conscientes de que los niveles de ingresos en la agricultura son más bajos que en otros sectores de la economía y el 91% piensa que es importante ayudar a las empresas agrícolas vulnerables. Asimismo, sobre los cambios realizados en la última reforma de la PAC ultimada en junio de 2013, el 91% de los encuestados apoyan que las ayudas concedidas a los europeos estén vinculadas a unas buenas prácticas medioambientales (pago verde o “greening”).

“Este vínculo estrecho y esencial entre los ciudadanos y los agricultores se potenciará gracias a la nueva PAC, que va a hacer tangible y a agrandar el conjunto de los beneficios sociales, medioambientales y económicos que la agricultura europea aporta a la sociedad en su conjunto y a cada contribuyente comunitario en su vida cotidiana”, dijo el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos, a raíz de estos resultados. Palabras que confirman que cada vez más, la agricultura está pasando a ser considerada como un bien público.

6/03/14
Luces y sombras en la comunicación del Magrama

El Consejo Superior Agrario, a la derecha del ministro

Además del personal de su gabinete, directores, subdirectores y asesores especializados en varias materias, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente posee un ente específico donde su titular puede realizar consultas: el Consejo Superior Agrario.

Según la última orden de mayo de 2005 que regula su estatuto orgánico, se trata del “máximo órgano consultivo permanente, de carácter colegiado, del Ministerio de Agricultura, en las materias de su competencia, bajo la dependencia directa del titular del departamento”. Su función es “asesorar al ministro y a los demás órganos superiores y directivos del departamento y de sus organismos autónomos sobre los proyectos, planes, estudios y propuestas de cualquier naturaleza que, en materia agraria, pesquera y alimentaria, les sean requeridos”.

¿Una especie de “comité de sabios“? “¡Nooo!”, exclama la actual presidenta del Consejo Superior Agrario, Encarnación Redondo, “ni un cementerio de elefantes, como nos han llamado a veces”, explica a Lacriba.net antes de soltar una carcajada.

“Nuestro objetivo es aconsejar al ministro en todo aquello que nos pida, puesto que él es el único que nos puede encomendar trabajos”, prosigue. Quizás, porque el titular de Atocha es el único que está capacitado para solicitar sus asesoramientos, el Consejo Superior Agrario es un organismo que, desde esta Legislatura, se encuentra ubicado a la derecha del ministro, —se puede comprobar en el organigrama del actual Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente—.

Redondo explica que este órgano asesor cuenta con más de un siglo de existencia, que se trata de un ente consultivo independiente y que está formado por diez funcionarios de carrera, “cualificados y con experiencia en cargos relevantes”. Actualmente se reúne todas las semanas para revisar sus estudios y, en opinión de su presidenta “posee más o menos actividad en función de cómo y quién organiza el trabajo”.

¿Y qué estudios ha presentado hasta la fecha? “Son temas y asuntos de interés del ministro que creo que no debo comentar”, se muestra prudente Redondo.

Según la última reforma de su Estatuto —por el que se intentó procurar una mayor proximidad entre el Consejo Superior Agrario y los diferentes centros directivos que demanden su asesoramiento— el presidente de este organismo asume la categoría de un subdirector general y es nombrado directamente por el ministro.

El Consejo Superior Agrario, a la derecha del ministro

Encarnación Redondo, ingeniero agrónomo con una larga experiencia como funcionaria en la administración y también como política, primero en el Parlamento Europeo (donde  coincidió con Arias Cañete) y más tarde como alcaldesa de Soria, cumple este mes de marzo un año al frente del Consejo Superior Agrario. Tomó el relevo de su predecesor, Carlos Gómez Oñate, quien durante la primera legislatura de Elena Espinosa, fue subdirector general en Desarrollo Rural, entonces dirigida por Francisco Amarillo.

Finalmente, no hay que confundir el Consejo Superior Agrario con el Comité Asesor Agrario, órgano también consultivo del ministro, integrado por las principales organizaciones profesionales agrarias y que no aparece en el organigrama del actual Ministerio. La composición y funciones de éste último podrían verse actualizadas si se aprueba el actual Proyecto de Ley de representatividad del sector agrario al que el pasado mes de enero dió luz verde el Consejo de Ministros y que actualmente se encuentra en pleno proceso legislativo en el Congreso de los Diputados.

20/02/14
Mano de un anciano que no puede ser agricultor activo

El cese anticipado dice adiós sin pena ni gloria

Adiós al cese anticipado. Esta medida casi tradicional de la PAC desaparece desde 2014, año transitorio hacia la aplicación de la nueva reforma que se desarrollará hasta 2020. Y además lo hace sin pena ni gloria, dada su escasa efectividad en mejorar el relevo generacional en el campo. “No me han llegado los lamentos de nadie, porque apenas era efectiva para el agricultor profesional”, apunta el coordinador técnico de COAG, José Luis Miguel.

El cese anticipado dice adiós sin pena ni gloria

Muchos relacionamos esta ayuda a la jubilación agraria con otras dos líneas importantes: la incorporación de jóvenes agricultores y la modernización de explotaciones, ya que eran unas de las medidas de acompañamiento más importantes antes de la PAC del 92 y también después, hasta el periodo 2007-2013.

El objetivo del cese anticipado era “favorecer la renovación generacional y el aumento de la viabilidad de las explotaciones agrarias mediante la reestructuración y ampliación de éstas y la elevación del grado de cualificación profesional de sus titulares”. Sin embargo, en España, ha tenido muy poca aceptación, por varias cuestiones.

“Aunque teóricamente podría haber sido una medida vital para el necesario relevo generacional del sector agrario, apenas ha sido eficaz porque era demasiado compleja. Los requisitos establecidos para el cedente y el cesionario eran tantos que prácticamente era imposible cumplirlos. De hecho, en España ha tenido una incidencia desigual, siendo mayor en la cornisa Cantábrica y en Castilla León y prácticamente casi nula en Andalucía”, explica el responsable de Desarrollo Rural de ASAJA, Antonio Caro.

En ello, coincide el coordinador técnico de COAG: “Esta medida apenas se ha aplicado porque los importes de las ayudas eran raquíticos. Por ello, sólo merecía la pena para aquellas explotaciones muy pequeñas, de subsistencia, ubicadas muchas de ellas en el norte de España. Creo que el cese anticipado fue efectivo en su momento, pero ahora, los tiempos se le habían echado encima” explica José Luis Miguel. [Más información en este análisis del Anuario de COAG de 2003].

Antonio Caro, de ASAJA, —quien participa en los comités de seguimiento y en los grupos consultivos de Desarrollo Rural en Bruselas— explica que “aunque esta línea de ayudas ha resultado beneficiosa en otros países de la Unión Europea como Finlandia, el planteamiento de su eliminación de la PAC viene marcado por la Dirección General de Empleo de la Comisión Europea, que se oponía a que continuara”.

Por otra parte, tanto ASAJA como COAG coinciden en que en el periodo 2007-2013, en el que la gestión de los PDR ha estado en manos de las comunidades autónomas, el desarrollo de esta medida ha sido muy desigual, con un difícil seguimiento en España.

Así, cuando el relevo generacional continúa siendo un gran reto a solucionar en el sector agrario —donde más de la mitad de los agricultores en España tienen más de 55 años— la Unión Europea decide dejar atrás el cese anticipado y apostar por apoyar la incorporación al campo, destinando un 2% del total del primer pilar a ayudas para jóvenes agricultores, una medida que, algunas organizaciones profesionales agrarias continúan considerando insuficiente.

12/02/14

¿Por qué España no transfiere fondos entre los dos pilares de la PAC?

¿Por qué España no ha transferido fondos entre los dos pilares de la PAC? Esa es la pregunta que muchos se plantean y que la directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal del Magrama, Begoña Nieto, ha respondido en el IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural.

Una de las características de la última reforma de la Política Agraria Común, PAC, aprobada el pasado mes de junio en Bruselas es su flexibilidad. Un aspecto que se refleja en que la Comisión Europea permite a los estados miembro transferir fondos económicos entre el Primer y el Segundo Pilar, es decir, entre el dedicado a las ayudas directas y el dirigido a las medidas de desarrollo rural, entre las que van directamente al agricultor y las que se invierten en estructuras y en futuro.

Según informó la propia directora general del Magrama, países como Francia, Alemania o Gran Bretaña han decidido trasvasar dinero del Primer al Segundo Pilar para refortalecer las medidas de este último. Por el contrario, estados como Polonia o Eslovaquia han hecho todo lo contrario, pasando fondos del Segundo Pilar al primero para aumentar los pagos compensatorios a los agricultores.

¿Por qué España no ha transferido fondos entre los dos pilares de la PAC?

Pero ¿por qué se ha mantenido el “statu quo” en España?

“¡Ya me hubiera gustado a mi poder traspasar fondos al Segundo Pilar!”, aseguró Begoña Nieto ante las reiteradas preguntas del auditorio. Para después explicar: “El Primer Pilar no se cofinancia, el Segundo sí. Aunque las comunidades autónomas puedan hacer más política en su territorio con el Segundo, actualmente la situación no es la ideal”, dando a entender que la escasa liquidez económica de las autonomías impediría apoyar las medidas con más cofinanciación.

Hace unos días, un representante de una organización agraria aseguraba a Lacriba.net que ni ASAJA, ni COAG, ni UPA apostaron por pasar fondos entre pilares, por un parte, por los problemas de cofinanciación apuntados por Nieto, y porque si se decidía engrosar el Primer Pilar, no se aseguraba que las ayudas se destinaran a los agricultores profesionales, ya que todavía no se había concretado la figura de agricultor activo.

Así, el “statu quo” ha sido la opción elegida por España, algo que no convence ni a quienes habitan en las zonas desfavorecidas, ni a los que saben que las políticas del Segundo Pilar son más duraderas, ni a quienes quieren vertebrar el medio rural.

Algo que puede convertirse en toda una deuda pendiente para la próxima reforma de la PAC que se aplique en nuestro país.