Agricultor activo: una figura “imposible” para la Unión Europea

“Agricultor activo: hecha la ley, ¿hecha la trampa?“. Este es uno de los artículos de este blog que más visitas recibe desde que lo escribí hace más de un año. Por ello, ahora que el desarrollo legal del término ha variado, me veo en la obligación de contarles algo al respecto.

Agricultor activo: una figura ilegal para la Unión Europea

Pero mi enfoque no va a explicar, una vez más, cómo ha quedado legalmente la figura de “agricultor activo” y las consecuencias que va a tener no cumplir con sus requisitos. Eso ya lo contó, por ejemplo, Francisco Martínez Arroyo en su artículo “La PAC: sorpresas de última hora” un día antes de su aprobación el pasado 19 de diciembre. Asimismo, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Magrama, ha publicado recientemente esta ficha en la que da muchas explicaciones al respecto, (aunque no advierte de qué le puede pasar a quien no sea agricultor activo).

Personalmente me quiero centrar en por qué la Comisión de Agricultura no aceptó la figura de agricultor activo. La explicación que da la ministra Isabel García Tejerina y que se puede escuchar en esta entrevista realizada en Julia en la Onda [donde, por cierto, Julia Otero le pregunta sobre “el PAC” y no la PAC, ¡ahí va esa!], es la siguiente: “No es un capricho de la Unión Europea (…) La Comisión nos dice que en el marco de flexibilidad que les doy, no puede ir tan lejos porque no se puede obligar a producir. (…) ¿Por qué? Porque aparte de las normas europeas, la Unión Europea tiene el compromiso de dar ayudas sin distorsionar el comercio internacional. Si las ayudas están vinculadas a la producción, incumpliremos nuestros compromisos internacionales”.

En lenguaje de la PAC: que si la Comisión admitía la figura de agricultor activo, las ayudas se convertían en color ámbar, ese del que se ha estado huyendo en las últimas décadas porque no está bien visto por la Organización Mundial de Comercio.

La cuestión es: si Bruselas tenía tan claro la incompatibilidad del agricultor activo con sus compromisos internacionales con la OMC, ¿por qué el Ministerio de Agricultura ha estado explicando casi un año una figura que era ilegal para la Unión Europea?

Algunas fuentes consultadas consideran que el cambio de comisario de Agricultura en Bruselas ha tenido algo que ver. Otras aseguran que para nada, que desde el primer momento ya se avisó a nuestra ministra —al igual que a otros países del Este— de que las obligaciones internacionales limitaban mucho este concepto. “Era una definición imposible de aplicar”, afirman desde Cooperativas Agroalimentarias.

Por otra parte, en lo que coinciden las cuatro fuentes consultadas es en la limitada reacción del Magrama a la postura de Bruselas (e incluso el escaso interés en hacerlo).

Dicha lentitud de Atocha puede que haya sido rentable para la Administración, ya que, primero, ha puesto sobre la mesa el debate de “las ayudas para los agricultores” y, segundo, durante 2014 muchos de quienes cobraban más de 1.250 euros de ayudas directas de la PAC pero no eran agricultores han modificado sus declaraciones, de manera que, según nos informan desde Cooperativas Agroalimentarias “los 900.000 expedientes PAC de España se han¡brían podido reducir en unos 40.000”.

Y es que en el objetivo de agricultor activo no sólo estaba el motivo de que las ayudas agrarias fueran a los productores y empresarios agrarios, sino también que se redujeran el número de expedientes de la PAC en España, otro reto de gestión en nuestro país.

Isabel García Tejerina explicó en el Congreso de los Diputados que, a pesar de defender la figura de agricultor activo “mi decisión personal es aplicar en España la PAC escrupulosamente conforme al reglamento comunitario, porque, de lo contrario, lo que sucederá es que vendrán importantes correcciones financieras y no seré yo quien deje a quien me suceda una pérdida muy importante de fondos comunitarios. Es mi decisión política”.

No obstante, García Tejerina no se cansa de repetir que, aunque Bruselas no admite dicha definición, a quienes no cumplan con los requisitos de agricultor activo les pondrá la lupa y se les estará vigilando para evitar la figura del cazaprimas. “Los beneficiarios que no cumplan esta regla del 20% podrán recibir ayudas, pero serán objeto de control y deberán demostrar que asumen directamente el riesgo empresarial derivado de su actividad mediante la acreditación de los gastos en los que incurren y demostrando que realizan una actividad anual de producción o mantenimiento en sus tierras”, argumentó García Tejerina a los diputados, aunque añadió: “Serán en todo caso excepcionalidades, de manera que la regla general, es decir, la de los que cumplen el 20% de ingresos de la agricultura, será la mayoría”.

No sabemos si serán excepcionalidades, lo que sí me consta es la incertidumbre y la preocupación que a muchos ha generado la figura de agricultor activo. Un concepto imposible para Europa, cuyo cumplimiento promete perseguir [aunque no sabe cómo] la Administración española y del que seguro que se intentará sacar rédito en próximos mítines políticos.

2 reflexiones sobre “Agricultor activo: una figura “imposible” para la Unión Europea

  1. Los agricultores propietarios acabarán por vender o abandonar los cultivos si esta nueva ley de !agricultor no activo! se lleva a cabo coml parece . El campo deja tan poco sobre todo a propietarios que por su edad se ven obligados a alquilar sus tierras cuando no tienen herederos que se hagan cargo de ellas, el pago único es una miseria cuando comprar una finca se ha llevado tus ahorros de toda una vida, !comprar para que otro tenga trabajo y cobre las ayudas! Esto no es coherente! el que quiera ser agricultor que se compre su propia finca.

    • Pues en parte tienes razón, María. Personalmente, creo que con el tiempo lo de agricultor activo se impondrá, es cuestión de años… Una de las grandes preocupaciones de la Comisión Europea es justificar las ayudas del pago único ante la sociedad. Y si las reciben los “agricultores de sofá”, mal va…
      Saludos y mil gracias por animarte a escribir en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *