Hogan no necesita eslogan. Eso es lo que se puede leer en la página web del, con toda probabilidad, futuro comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la Unión Europea, Phil Hogan: www.philhogan.ie/. Y tras esta rima se añade “21 años de experiencia en Fine Gael” el partido irlandés conservador y democristiano al que pertenece el futuro responsable del sector agrario europeo.

Hogan no necesita slogan

El perfil de Hogan es de un político de carrera que ha sido parlamentario, ministro de Hacienda en los 90 y de Medio Ambiente, Comunidad y Gobierno Local desde marzo de 2011 hasta el pasado mes de julio. Fue entonces cuando la principal fuerza irlandesa vencedora en las elecciones europeas de mayo lo eligió como futuro comisario en representación de Irlanda. De esta forma, Hogan llegará a la Comisión de Agricultura habiendo pasado por un proceso diferente al de su colega, el español Miguel Arias Cañete, quien dejó el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, para ser la cabeza de lista de su partido, eurodiputado y, posiblemente, futuro comisario de Clima y Energía.

Y es posiblemente porque ambos, al igual que los otros comisarios designados por el presidente, Jean-Claude Juncker, deben pasar una especie de reválida o examen ante el Parlamento Europeo, que es quien dará su visto bueno definitivo.

De esta forma, tras el último mandato del rumano Dacian Ciolos, la cartera de Agricultura y Desarrollo Rural pasa de un político con amplios conocimientos técnicos en el sector agrario —es ingeniero agrónomo, especializado en horticultura y agricultura ecológica en Montpellier— a otro cuya principal experiencia previa con este ámbito está más ligada al medio rural y al medio ambiente.

Lo que sí se ha cumplido es esa “tradición” política de entregar la cartera de Agricultura, (una de las más importantes porque maneja un tercio del presupuesto total de la Unión) a un país que no sea un gran perceptor de las ayudas agrarias, como es el caso de Francia, Alemania o España.

Desde España, una de las reacciones sobre el nombramiento de Hogan ha sido la del director de Relaciones Internacionales de ASAJA, Ignacio López, quien ha dado la bienvenida al futuro comisario y ha reconocido la buena sintonía que en materia agraria siempre ha existido entre España e Irlanda. Por su parte, según informa Besana, COAG y UPA también han felicitado al futuro comisario, planteándole determinados retos como la defensa de la agricultura familiar.

Desde su país natal, Hogan también ha recibido todo el apoyo del sector irlandés, y varios han destacado que se trata del segundo político de Irlanda que ocupa la cartera de Agricultura, ya que entre 1989 y 1993 estuvo Ray McSharry, quien a partir de 1992 dio el gran giro de 180 grados de la Política Agraria Común, cambiando los apoyos a los precios por las ayudas por la producción.

Hay quien dice que con la puesta en marcha de la nueva PAC para el período 2015-2020, el nuevo comisario Hogan tendrá poco margen de maniobra. Sin embargo, para 2016 ó 2017 se prevé una revisión de dicha reforma, además de que se tendrán que diseñar el futuro la única política común de Europa más allá de 2020.

Tiempo al tiempo.

Escrito por Elisa Plumed

Periodista experta en agricultura y alimentación.

4 Comments

  1. eduardo moyano estrada 19 septiembre, 2014 at 9:27

    Elisa: Como siempre un análisis certero del nombramiento del irlandés Hogan como nuevo comisario de Agricultura. Sólo un pero a tu análisis. No es, como dices, un comisario “en representación de Irlanda”, pues los comisarios no representan a los Estados miembros. Son designados por el Presidente de la Comisión (que es quien le asigna la cartera que han de ocupar). Es verdad que debe haber tantos comisarios como EE.MM. y que debe haber un comisario de la nacionalidad de cada país.También es verdad que los gobiernos de los EE.MM. le proponen al Presidente de la Comisión una lista de posibles candidatos (todos ellos con experiencia de gobierno) para que éste elija uno. Finalmente, la propuesta de 28 comisarios deben pasar el examen del Parlamento Europeo. Pero lo relevante es que, una vez nombrados, los comisarios rinden cuentas ante el Presidente Juncker, careciendo de importancia su nacionalidad. ¿Acaso en la reforma Fischler influyó que fuera austriaco? ¿Y la reforma Ciolos ha estado marcada por el hecho de que el comisario fuera rumano?

    Responder

    1. Gracias Eduardo por tu aportación. Quizás sea más adecuado decir el comisario “propuesto por Irlanda”. No obstante, como dices, lo normal es que haya tantos comisarios como estados miembro.
      Respecto a su nacionalidad, quizás no tenga excesiva importancia para el trazo grueso de la futura PAC; pero sí su tendencia: si es más agrarista como Ciolos o más medioambientalista como Fischler.
      Gracias de nuevo.

      Responder

      1. eduardo moyano estrada 28 septiembre, 2014 at 9:50

        ¿Realmente crees Elisa que la reforma de Ciolos puede calificarse de “agrarista”?. Su proyecto de reforma orientaba la PAC hacia una política más territorial que sectorial (pensemos en la reforma del sistema de pagos directos, en el greening,…). Otra cosa distinta es que el Consejo de Ministros de Agricultura se encargó de podarla de esos aspectos no agraristas para dejar en manos de los gobiernos de los EE.MM. gran parte de su contenido. Algunos EE.MM. la han aprovechado para introducir criterios más territoriales y ambientales, mientras que otros han mantenido el sesgo agrarista para conservar como sea el sobre nacional de los pagos directos.

      2. Eduardo, ciertamente Ciolos ha apostado por el greening y sin embargo, su predecesora, Mariann Fischer Boel limitó la condicionalidad marcada por Fischler (sobre todo por las complicaciones en su gestión y control). A lo que me refiero, es que por su formación y trayectoria la sensibilidad de Ciolos con toda probabilidad, sea más agraria.
        Independientemente, lo que es cierto es que las futuras reformas de la PAC, igual que las pasadas, seguirán siendo verdes, puesto que la baza que tiene la Comisión de Agricultura para mantener las ayudas directas es el beneficio medioambiental.
        Gracias por seguir “haciéndome pensar” y perdona por el retraso en responderte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *